miércoles, 24 de febrero de 2010

Con capacitación, reducen 30% la mortalidad en recién nacidos

Estudio internacional / La Argentina participó de una evaluación
Con capacitación, reducen 30% la mortalidad en recién nacidos
Consiste en enseñar cuidados neonatales esenciales a parteras, médicos y enfermeras
Sebastián A. Ríos
LA NACION
Un programa que enseña a parteras, enfermeras, médicos y otros agentes sanitarios a brindar cuidados esenciales a los recién nacidos -como, por ejemplo, medidas básicas de reanimación pulmonar- ha demostrado que es capaz de reducir 30% la mortalidad. La puesta en práctica de este programa que demanda tan sólo de 3 a 4 días de capacitación en forma de taller podría evitar un millón de muertes perinatales al año. Del total, el 98% ocurre en países en desarrollo.
"Las principales causas de mortalidad perinatal en nuestro país son la asfixia y el bajo peso al nacer, y es por eso que queríamos averiguar si brindando un entrenamiento a médicos no especialistas en pediatría o neonatología, a parteras y agentes sanitarios de zonas rurales ayudábamos a reducir la mortalidad por estas causas", dijo a LA NACION el doctor Fernando Althabe, director del Departamento de Investigación en Salud de la Madre y el Niño, del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS).
Althabe coordinó, junto con el doctor Edgardo Szyld, el estudio que, con el financiamiento de la Fundación Bill y Melinda Gates y el patrocinio del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de los Estados Unidos, comparó la efectividad de dos programas de entrenamiento en cuidados esenciales para recién nacidos en seis países (la Argentina, la República Democrática del Congo, Guatemala, la India, Paquistán y Zambia), lo que demandó el monitoreo de 120.000 nacimientos.
Las conclusiones del estudio, que acaban de ser publicadas en la revista The New England Journal of Medicine , muestran que el más sencillo y menos especializado de los dos -el de la OMS- es también el más efectivo para ser impartido entre el personal de salud que atiende partos fuera de hospitales que cuentan con infraestructura y personal especializado para la atención perinatal.
"En la Argentina, la mitad de los nacimientos se da fuera de las grandes ciudades -comentó el doctor Althabe, profesor adjunto de salud pública de la Universidad de Buenos Aires-, y de éstos aproximadamente la mitad no son atendidos rutinariamente por neonatólogos o médicos entrenados en técnicas de reanimación."
Es en estos centros de salud -en Corrientes y Santiago del Estero- donde fue realizada la parte local del estudio, dentro del cual se capacitó a 550 proveedores de salud.
Otra mirada sobre la vida
Los programas de entrenamiento evaluados por el estudio realizado por la Red Global de Investigación para la Salud de la Madre y el Niño fueron dos: el de la OMS -que incluye cuidados para mantener la temperatura del recién nacido, para evitar el riesgo de infecciones al cortar el cordón umbilical, la administración de vitaminas y la reanimación de los bebes con problemas de falta de oxígeno al momento del nacimiento-, y otro, más específico, desarrollado por la Academia Americana de Pediatría, de los Estados Unidos, que hace foco sólo en la resucitación neonatal.
La evaluación de ambos programas fue en dos etapas, relató Althabe. Primero, se tomaron 96 hospitales o comunidades rurales de los seis países mencionados, y se determinó cuáles eran las tasas de mortalidad; luego se impartió el programa de la OMS y se volvió a evaluar la mortalidad.
"Lo que se observó es una reducción de las muertes que ocurren alrededor del nacimiento, especialmente de la llamada mortalidad fetal [en la que la muerte ocurre antes del nacimiento], que bajó de 23 muertes por cada 1000 nacimientos a 16", comentó Althabe, y agregó: "Lo curioso es que el entrenamiento está dirigido a la atención de los chicos nacidos vivos, pero lo que se observó es que la reducción mayor en la tasa de mortalidad se dio entre los chicos que se considera que nacen muertos".
Althabe y sus colegas consideran que "al recibir el entrenamiento, los agentes de salud aprenden a reconocer como vivos a estos chicos que nacen en muy malas condiciones, cuando antes se asumía que estaban muertos, y tratan de reanimarlos".
La segunda etapa del estudio consistió en dividir al azar a los agentes de salud previamente entrenados en los cuidados básicos recomendados por la OMS en dos grupos: uno recibiría el curso de la Academia Americana de Pediatría (adaptado a la situación local por la Sociedad Argentina de Pediatría) al comienzo de esta segunda etapa, mientras que el otro sólo sería entrenado en estas técnicas una vez finalizado el estudio.
"El entrenamiento con el Programa de Resucitación Neonatal no redujo significativamente las tasas de mortalidad", escribieron los investigadores en The New England Journal of Medicine . "No es que no sea útil, pero este estudio realizado en comunidades esencialmente rurales o pequeñas mostró que no es mejor que recibir sólo el programa de entrenamiento de la OMS", concluyó Althabe.
98% de las muertes en recién nacidos se producen actualmente en los países en desarrollo.
1 millón de muertes perinatales podrían evitarse mediante la implementación del programa de entrenamiento en cuidados básicos desarrollado por la OMS.
4 días de capacitación insume el programa de entrenamiento de la OMS.
Fuente La Nación
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...