jueves, 27 de noviembre de 2014

Contacto piel a piel de madre y recién nacido

 Recomendación para la práctica

Después del parto, colocar al recién nacido, siempre que esté activo y reactivo, directamente en el pecho de la madre, en posición prona, con la piel del recién nacido en contacto con la piel dela madre. Mientras la piel de la madre contribuye a regular la temperatura del recién nacido, cubrirla espalda del bebé y el pecho de la madre con un paño seco y cubrir la cabeza del recién nacido con una gorrita o una tela, para evitar la pérdida de calor.

En la medida de lo posible, mantener al bebé ya la madre en esta posición por lo menos durante la primera hora de vida, postergando todos procedimientos de rutina y supervisándoles (tanto a la madre como al bebé) frecuentemente, para detectar cualquier complicación.

El contacto piel a piel no debe estar limitado a la sala de parto, debe practicarse tan frecuentemente como sea posible durante los primeros días de vida, para mantener la temperatura del recién nacido, promoverla lactancia frecuente y fortalecer el vínculo entre la madre y su bebé recién nacido.


El contacto piel a piel entre la madre y su recién nacido inmediatamente después del parto (ej. colocar al bebé desnudo, en posición prona, en el pecho desnudo de la madre o en su abdomen, y cubrirles con un cobertor o sabanilla calentada) ayuda en la adaptación del recién nacido a la vida fuera del útero. Esta práctica promueve la lactancia inmediata, pues aprovecha el primer periodo de alerta y el comportamiento innato del bebé para pegarse al pecho de la madre, durante la primera hora de vida, lo cual, generalmente, no requiere ninguna ayuda en particular. Debido a la importancia de la lactancia materna exclusiva para la supervivencia neonatal y para la posterior evolución de la lactancia las prácticas y condiciones que permitan la lactancia materna temprana y exclusiva son esenciales. El contacto precoz piel a piel también otorga beneficios adicionales a corto y a largo plazo, además del establecimiento de la lactancia, los que incluyen el control de la temperatura y el vínculo entre la madre y su bebé.

Beneficios inmediatos del contacto piel a piel
Las prácticas rutinarias de la atención al recién nacido, como el baño y la antropometría, pueden afectar negativamente el contacto entre la madre y su bebé, así como el inicio de la lactancia ya que se ha demostrado que el contacto piel a piel, continuo e ininterrumpido, favorece la primera mamada.

El contacto piel a piel durante la primera hora después del nacimiento, promueve un “comportamiento prealimentario” organizado, en el cual el recién nacido inicia una succión espontánea, movimientos de búsqueda, localiza el pecho, lo agarra y empieza a mamar. El sitio web www.breastcrawl.org  proporciona un video impactante sobre cómo un recién nacido encuentra el pecho de su madre e inicia la lactancia muy pronto después del nacimiento. Un reciente estudio, aleatorio y controlado, mostró que los recién nacidos que tuvieron contacto precoz piel a piel con sus madres, comenzando en el primer minuto después del nacimiento y continuando durante un promedio de una y media hora, tenían un significativo puntaje mayor de ‘mamada exitosa’ en el primer contacto (p = 0.02) y presentaron un menor tiempo para comenzar con una lactancia efectiva (p = 0.04), en comparación con recién nacidos que habían sido envueltos en cobertores y colocados cerca de la madre de acuerdo a los procedimientos estandarizados del hospital.

Debido a que la producción de leche está determinada por la frecuencia con la que el bebé succiona y vacía el pecho, la succión precoz, temprana, y efectiva es importante para establecer la producción de leche y prevenir el exceso de pérdida de peso neonatal. Como la “poca leche” y la pérdida de peso del recién nacido son razones muy frecuentes para abandonar la lactancia materna o iniciar el suplemento con leches artificiales y otros líquidos, el efecto del contacto piel a piel para establecer la lactancia temprana y efectiva tiene obvias implicaciones en la evolución a corto y largo plazo de la lactancia. La suplementación temprana con leche artificial u otros líquidos, reduce la frecuencia de la succión e inicia un círculo vicioso potencial, donde la suplementación debe incrementarse continuamente debido a la disminución de la producción de leche materna.

El contacto precoz piel a piel, también provee beneficios para la madre y para el bebé, además de su rol en el establecimiento de la lactancia materna.

La regulación térmica es un componente esencial para la prevención de la morbilidad neonatal, particularmente en los recién nacidos de bajo peso. El contacto piel a piel otorga un método barato, seguro y efectivo para mantener la temperatura del recién nacido. Se ha demostrado que el contacto piel a piel es tan efectivo como el empleo de la incubadora para calentar a un bebé hipotérmico. Los recién nacidos colocados en contacto piel a piel con su madre se encuentran con una temperatura corporal significativamente más cálida que los bebés colocados en una cuna, posiblemente debido a la respuesta térmica de la temperatura de la piel materna (mediada por la oxitocina), como respuesta al contacto piel a piel con su recién nacido.

Una revisión de Cochrane, recientemente actualizada, sobre los efectos del contacto piel a piel, mostró una mejoría de las conductas de afecto y apego, tanto a corto plazo (ej.. 36 a 48 horas después del parto) como a largo plazo (ej. 1 año de edad); no obstante, el efecto del contacto piel a piel en estos resultados posiblemente se atenúe con el tiempo.

En un estudio, las madres que tuvieron el contacto piel a piel informaron tener menos dolor debido a la ingurgitación mamaria que generalmente ocurre al tercer día después del parto. Otros beneficios del contacto piel a piel incluyen una mayor estabilidad cardiorespiratoria en los recién nacidos prematuros tardíos y una menor duración del llanto, en comparación con los recién nacidos que no tuvieron el contacto piel a piel con sus madres. Si bien el contacto piel a piel se promociona específicamente como un método para favorecer la regulación de la temperatura corporal de los recién nacidos de bajo peso (“Método madre canguro”), probablemente el contacto piel a piel es beneficioso para todos los recién nacidos, debido a sus efectos positivos en la lactancia, la regulación de la temperatura del recién nacido y el apego materno infantil, todos componentes esenciales para la supervivencia neonatal.

 Beneficios a largo plazo del contacto piel a piel
Los efectos positivos del contacto piel a piel en relación a las prácticas de la lactancia materna temprana durante el periodo postparto inmediato se pueden extender hasta la infancia tardía. Una revisión recientemente actualizada de Cochrane relativa al contacto piel a piel, mostró igualmente beneficios a largo plazo, incluyendo el estado dela lactancia al 1 a 4 meses postparto así como la duración total de la lactancia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...