viernes, 4 de marzo de 2016

Almacenamiento de leche humana

La leche humana no es un líquido estéril. Puede almacenarse como cualquier alimento, tomando los recaudos necesarios para seguridad alimentaria.

Recipientes para leche
La leche puede almacenarse en cualquier recipiente apto para alimentos. Los recipientes de vidrio o de polipropileno muestran conmportamiento similar en cuanto a mantener las propiedades de la leche. Se recomienda no usar recipientes de polietileno o acero inoxidable.

No es necesario esterilizar los recipientes, un lavado con agua caliente y jabón es suficiente. Sin embargo, hay familias que prefieren esterilizar los recipientes antes de su primer uso.

Ante la controversia acerca del efecto del bisphenol-A sobre la salud se recomienda evitar recipientes hechos con materiales que contienen bisphenol-A.

Hay familias que congelan la leche extraída en cubeteras de plástico duro cubiertas. Una vez congelada almacenan los cubitos en bolsas aptas para freezer.

Antes de la extracción
La madre deberá lavarse las manos antes de la extracción. No es necesario lavar los pezones y areolas.

Tiempos de Almacenamiento
De acuerdo con la Academy of Breastfeeding Medicine, los tiempos de conservación recomendados para leche a ser usada con bebés sanos, nacidos a término, no hospitalizados son los que siguen:

A temperatura ambiente,     16-29ºC,         tiempo óptimo: 3-4hs
                                                                        aceptable bajo muy buenas condiciones de higiene: 6-8hs

En la heladera,                      hasta 4ºC,      tiempo óptimo: 72hs
                                                                        aceptable bajo muy buenas condiciones de higiene:5-8 días

En el freezer,                         hasta -17ºC    tiempo óptimo: 6 meses
                                                                        aceptable: 12 meses


Cómo usar la leche extraída     
Nun ca calentar la leche sobre el fuego. Recordemos que la leche sale del cuerpo a 37ºC, una temperatura que en la boca del bebé no es ni fría ni caliente. No hace falta entonces calentar demasiado la leche. Algunos bebés prefieren la leche fría de la heladera o apenas a temperatura ambiente.

La leche se puede calentar y descongelar colocando el recipiente con leche dentro de una taza u otro contenedor con agua tibia. Agitar la leche de vez en cuando resultará en una temperatura homogénea.

Algunas familias eligen calentar la leche en el microondas. No hay evidencia de que las microondas modifiquen a composición de la leche. El calentamiento en microondas puede generar puntos calientes por lo que es importante tener cuidado ya que se podría quemar al bebé.

Es preferible ofrecer menos cantidad y tener que agregar que ofrecer mucha leche y que sobre. La leche que queda en el biberón y que ha entrado en contacto con la boca del bebé puede ser guardada nuevamente en la heladera y usada en la siguiente toma, pero no es recomendable usarla más allá de la toma siguiente.

La leche se descongela en la heladera o de manera similar a la propuesta para calentarla. A la fecha no hay suficiente evidencia para responder si la leche descongelada puede volver a congelarse o no.

La leche materna no es un agente patógeno y por lo tanto, el personal que cuida al niño no debe tomar precauciones de bioseguridad para el manejo de la leche materna.

Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.
Preparado por: V. Garea IBCLC

©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...