viernes, 6 de mayo de 2016

La leche materna acelera el desarrollo cerebral de los prematuros

Publicado por Pilar Quijada el may 3, 2016

Alimentar a los bebés prematuros con leche materna, en especial durante el primer mes de vida, parece estimular considerablemente más el crecimiento del cerebro, en comparación con los bebés pretérmino a los que se ha dado poca o ninguna leche materna, según un estudio presentado en la reunión anual de la Pediatric Academic Societies, en Baltimore.
Alrededor del 10 por ciento de los niños en todo el mundo nacen prematuramente y cerca del 15 por ciento pesan menos de 1.500 gramos y están clasificados como de muy bajo peso al nacer.

El estudio, llevado a cabo en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) del Hospital de Niños de St. Louis, evidencia que los bebés prematuros alimentados al menos en un 50% con leche materna tenían más tejido cerebral y mayor superficie en la corteza del cerebro de lo esperado por su fecha de nacimiento que otros prematuros que consumieron significativamente menos leche materna.
El cerebro de los bebés prematuros suele ser más pequeño que el de los nacidos a término. En la imagen se muestra el desarrollo de la corteza del cerebro en diferentes semanas de la gestación. En el tercer trimestre del embarazo, las estructuras cerebrales están ya bien esbozadas y empiezan a diferenciarse con claridad. En este período, además de aumentar de volumen, el cerebro aumenta en superficie, gracias al plegamiento  de la corteza, adquiriendo su aspecto “ondulado” característico, con crestas (circunvoluciones) y valles (surcos) de diferente profundidad. En la semana 27  de gestación empiezan a distinguirse los surcos más profundos, aún poco formados, pero apenas hay surcos menores y la corteza cerebral tiene un aspecto casi liso. Los surcos van haciéndose más profundos hasta el nacimiento. Además de replegarse, la corteza cerebral (sustancia gris) se va engrosando de forma progresiva. (Eric Young)
“El cerebro de los bebés nacidos antes de término por lo general no está completamente desarrollado”, explica Cynthia Rogers, del Hospital de Niños de St. Louis. ”La leche materna se ha demostrado que es útil en otras áreas de desarrollo, así que quisimos ver el efecto que podría tener en el cerebro. Con imágenes de resonancia magnética, vimos que los bebés alimentados con más leche materna tenían volúmenes cerebrales más grandes. Esto es importante porque varios estudios han demostrado una correlación entre el volumen del cerebro, el cociente intelectual (CI) y el desarrollo cognitivo de los niños”.

El estudio incluyó a 77 bebés prematuros. Los investigadores observaron a posteriori la cantidad de leche materna que habían recibido mientras fueron atendidos en la UCI neonatal. Luego, les hicieron escáneres cerebrales en la época en cada uno de ellos deberían haber nacido si no hubieran sido prematuros. Todos los bebés nacieron por lo menos 10 semanas antes de tiempo, con un promedio de gestación de 26 semanas, o aproximadamente 14 semanas de adelanto. Debido a que todavía están en desarrollo, los bebés prematuros suelen tener cerebros más pequeños que los bebés a término. 
En el estudio no se hizo distinción entre la leche de las propias madres de los bebés y la leche donada por otras mujeres, sino que se centraron en la influencia de la leche materna en general.  Y es que la lactancia se puede retrasar después de un parto prematuro, lo que resulta en cantidades insuficientes de leche durante los primeros días críticos, por lo que se puede recurrir a donantes.
“A medida que la cantidad de leche materna recibida aumenta, también aumentan las probabilidades de tener una superficie cortical mayor. La corteza es la parte del cerebro asociada con la cognición, por lo que suponemos que más corteza ayudará a mejorar la cognición a medida que los bebés crecen y se desarrollan”, señalan los investigadores.
El nacimiento prematuro es la principal causa de problemas neurológicos en los niños y se ha relacionado con trastornos psiquiátricos durante la infancia. Los investigadores planean seguir a los bebés del estudio a través de sus primeros años de vida para ver cómo crecen, centrándose en su desarrollo motor, cognitivo y social. A medida que los bebés crecen, los investigadores creen que serán capaces de determinar los efectos de la exposición temprana a la leche materna en el desarrollo.
“Queremos ver si esta diferencia en el tamaño del cerebro tiene un efecto sobre etapas importantes del desarrollo de los niños. Los neonatólogos creen que la leche materna es la mejor nutrición para los bebés prematuros. Queríamos ver si era posible detectar el impacto de la alimentación materna en el cerebro en épocas tan tempranas de la vida y si los beneficios aparecían rápidamente.”, explican.
Debido a que todos los bebés del estudio nacieron antes de tiempo no está claro si la leche materna podría proporcionar beneficios similares para los nacidos a término. Se necesita más investigación para determinar específicamente cómo la leche materna influyen en el desarrollo del cerebro y que factores de la leche promueven el desarrollo del cerebro. 
 Información relacionada


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...