viernes, 15 de julio de 2016

Amamantar y el medio ambiente, la lactancia materna es ecológica


Semana Mundial de la Lactancia Materna, del 1 a 7 agosto 2016.
Lema: "La lactancia materna: Una clave para el desarrollo sostenible"


Por Wendy Correa
Traducido y adaptado por Ana Charfén, IBCLC
Tomado de ecomama


Desde décadas pasadas nos hemos interesado más en la necesidad de alterar radicalmente nuestros estilos de vida para evitar sobrexpllotar nuestros recursos naturales.
La lactancia materna es probablemente uno de los medios menos reconocidos para contribuir a la salud de nuestro planeta.
La Leche materna es un recurso natural renovable muy valioso, y es la fuente más ecológica de alimento sustentable. Se produce y llega al consumidor sin utilizar otros recursos, y no crea contaminación. En contraste, la producción de leche artificial para bebé contamina nuestro aire, la tierra y el agua y utiliza nuestros recursos naturales. También causa la muerte de un millón y medio de bebés cada año y mala salud en incontables casos. El amamantar no es solo una elección de estilo de vida, es un asunto de salud para la madre y el bebé, un asunto social y un asunto ambiental.

Cada año se acumula más y más evidencia científica para probar lo que muchas personas intuitivamente saben: que la leche de la madre es el mejor alimento para su bebé. En marzo de 2012, la Academia Americana de pediatría publicó su más agresiva política, urgiendo a las madres a amamantar a su bebé por lo menos un año y aún mas, "mientras que sea deseado mutuamente". La leche de la madre por si misma provee todos los nutrientes necesarios para el desarrollo físico y mental de un bebé por lo menos durante 6 meses, con el beneficio agregado de la inmunidad natural contra numerosas enfermedades. Los bebés amamantados experimentan menos incidentes de infecciones del oído, alergias, diarrea, meningitis bacteriana, linfoma de la infancia, muerte súbita del lactante y diabetes.

Han surgido inquietudes en los últimos años acerca de posibles contaminantes absorbidos por la leche materna desde el medio ambiente. De acuerdo con la Liga de La Leche Internacional, "Al Revisar la investigación de los contaminantes en la leche materna, la investigación muestra consistentemente que aun en un mundo contaminado, el amamantar ofrece ventajas que superan los riesgos de ingerir posibles contaminantes. De hecho, los beneficios de amamantar pueden ser esenciales para compensar y superar los riesgos de los efectos tóxicos desde el medio ambiente. El enfoque de las preocupaciones científicas debe ser dirigido a remover aquellos químicos de nuestro medio ambiente, no crear dudas acerca de la única fuente de nutrición perfecta sin procesar para los infantes, la leche materna".

De hecho puede haber más riesgo de los contaminantes asociados con el uso de leche artificial para bebé que la leche materna. Insecticidas, fertilizantes y antibióticos, todos contaminantes potenciales, son parte de la producción de la leche de vaca y la soya para la leche artificial para bebé, y otros contaminantes han sido encontrados. Algunos de los reclamos de lotes con baja calidad o problemas hechos por las compañías que hacen fórmula en los últimos años han sido causados por el descubrimiento de altos niveles de fitoestrógenos, altos niveles de aluminio y plomo, contaminación bacteriana, producción antihigiénica relacionada por enfermedad gastrointestinal, salmonella, y partículas de vidrio mezclados con el polvo. Investigadores en Holanda encontraron bacterias dañinas, que puede causar meningitis y sepsis, en 52.5 por ciento de las muestras de fórmula que cultivaron de 35 países.


El amamantar provee beneficios a la madre que amamanta así como a su bebé. Las mujeres que amamantan reducen su riesgo de cáncer de ovario, cáncer de seno antes de la menopausia y fractura de cadera después de la menopausia, reduce el sangrado post parto y anemia por falta de hierro y retrasa la ovulación como un medio natural de espaciamiento de los nacimientos.
Aquí hay diez razones más por las que amamantar es mejor:

1.-Producir leche para bebé artificial contribuye al uso ineficiente del suelo, deforestación, y erosión del suelo.
Cada vaca pastante que produce leche utilizada en la leche artificial para bebé necesita 10,000 metros cuadrados de tierra. Los bosques se talan para plantar pastos, llevando a la deforestación así como el agotamiento y erosión del suelo. La tierra usada para criar ganado en los países del tercer mundo es a menudo tierra utilizada anteriormente para producción familiar de alimento, o fue deforestada. Los bosques brasileños por ejemplo, se talan y queman para hacer espacios para plantaciones de soya. La soya es utilizada para alimentar al ganado y como base para algunas leches infantiles artificiales, el cultivar soya también requiere una gran cantidad de fertilizantes y riego.
Las personas en países no industrializados a menudo usan madera como combustible para calentar la leche artificial, cada bebé alimentado con biberón requiere un mínimo de 73 kg de valiosa madera cada año.
Un estudio determinó que producir un kilogramo de fórmula en México, cuesta 12.5 metros cuadrados de selva tropical.
Gabrielle Palmer, una nutrióloga y consultora de lactancia dice: "La leche humana es un artículo que es ignorado en los inventarios nacionales y olvidada en las encuestas de consumo de alimentos, y aun así le salva a un país millones de dólares en importaciones y costos de salud. El Ministerio de Mozambique de Salud, calculó en 1982 que si hubiera tan solo un 20% de incremento en bebés que toman leche de fórmula, en solo dos años esto le costaría al país el equivalente a 10 millones de dólares, y esto no incluye la gasolina, distribución o costos de salud. También calcularon que la gasolina requerida para hervir el agua acabaría por completo sus recursos de uno de sus proyectos mayores de reforestación.

2.- La producción del material de envase de la leche de fórmula crea toxinas, y utiliza papel, plástico, y lata.
Por cada 3 millones de bebés que toman el biberón, 450 millones de latas de fórmula son consumidas. Las 70,000 toneladas resultantes de metal en forma de latas descartadas no se reciclan. Los 550 millones de latas de leche artificial para bebé vendidas cada año para alimentar con biberón solo a los bebés de Estados Unidos apiladas una encima de la otra le darían la vuelta al mundo una vez y media. 550 millones de latas equivalen a 86,000 toneladas de lata y 1230 toneladas de etiquetas de papel.
Un subproducto del proceso de hacer papel son las tóxicas dioxinas. "Es una trágica ironía", dice Andrew Radford, el coordinador de Baby Milk Action (BMA) del Reino Unido, "que las madres que dejan de amamantar como una reacción al miedo acerca de la posible dioxina en la leche materna, de hecho están contribuyendo a incrementar las dioxinas en el medio ambiente en total"

3.- El producir leche para bebé artificial, contamina el agua
Las aguas residuales de las vacas lecheras y los fertilizantes usados para regar el alimento para ellas, contamina los ríos y mantos acuíferos. John Robbins de Earth Save International estima que el agua contaminada que se puede atribuir a la agricultura en EU, incluyendo el empobrecimiento del suelo, los pesticidas y el estiércol, es más grande que todas las fuentes municipales e industriales combinadas. Adicionalmente la mitad de los pozos y los ríos superficiales en los EU están contaminados con residuos de la agricultura. En los países del tercer mundo, el agua a menudo está contaminada, adicionalmente poniendo en peligro la salud de los bebés. Además aquellos que no pueden pagar la leche artificial para bebé a menudo diluyen la fórmula, privando al bebé de nutrientes y contribuyendo para incrementar las enfermedades infantiles y su mortalidad. "La enfermedad por uso del biberón" es responsable por un millón y medio de muertes de bebés al año.

4.- Producir leche artificial para bebé contribuye a la contaminación del aire. El metano es un gas que está en segundo puesto después del bióxido de carbono en contribuir al efecto invernadero y calentamiento global. Las flatulencias de las vacas y sus excreciones contribuyen al 20% o 100 millones de toneladas del total anual global de emisiones de metano.
En los países del tercer mundo, la madera que se quema para calentar la leche artificial para bebé crea aún más contaminación del aire. El incinerar la basura, incluyendo el empaque, las botellas de plástico, los chupones y otra parafernalia, contribuye a la contaminación del aire.

5.- Procesar leche artificial para bebé consume energía.
La leche de fórmula se procesa en fábricas y se convierte en polvo a altas temperaturas. El proceso requiere vasta cantidad de energía eléctrica mundialmente. El fabricar las botellas, chupones, tetinas y otros artículos que usan los bebés que toman biberón también utiliza energía.

6.- La leche artificial para bebé cuesta mucho dinero que podría ser mejor invertido para limpiar el suelo, aire y agua. Se ha estimado que por lo menos $429 millones de dólares se podrían ahorrar anualmente si las madres del programa Women, Infants and Children's supplementary feeding program (WIC) amamantaran solo por un mes. Una lata de leche artificial para bebé en polvo en los EU se vende en aproximadamente $13 dólares. Durante el primer año de vida un bebé consume aproximadamente 70 latas con un costo de $910 dólares. El programa WIC es el mayor comprador de leche de fórmula, a pesar de que promueve la lactancia materna. Los muchos inmigrantes de EU han abandonado la lactancia materna para utilizar el más "Americano" método de alimentar que es con biberón. En 1992, el 38.8% de las madres asociadas a WIC amamantaron, para 1996 la figura se había incrementado a 46.6%

7.-El transporte de las materias primas para la producción de la leche artificial para bebé, el envase y todos los componentes de la alimentación con biberón, consumen valioso combustible. Una vez procesada, la leche artificial para bebé tiene que ser transportada, a veces miles de millas hacia el consumidor. Ecuador, por ejemplo, importa la leche artificial para bebé desde los Estados Unidos, Irlanda, Suiza y Holanda.

8.- La fabricación de botellas, chupones y otro equipo de alimentación al biberón utiliza grandes cantidades de plástico, caucho, silicón y vidrio. Las botellas, chupones y tetinas de plástico tardan 200 a 450 años en degradarse cuando se tiran en basureros.

9.- La menstruación se retrasa en promedio por 14 meses para las madres que amamantan exclusivamente, ahorrando grandes cantidades de papel usado en productos de higiene femenina. Si cada madre en Gran Bretaña amamantara, más de 3,000 toneladas de papel se podrían ahorrar cada año solo en toallas femeninas. La leche materna es absorbida muy eficientemente por los bebés, por lo que los bebés amamantados excretan menos y requieren menos cambios de pañal que los bebés que toman leche artificial (fórmula). El producir pañales, toallas femeninas y tampones requiere fibras, blanqueadores y material de empaque, y combustible usado en la fabricación y distribución de estos productos, enviando aún más basura a los tiraderos, especialmente si no se usan pañales de tela.

10.-La lactancia materna es un anticonceptivo natural, y ayuda a espaciar los nacimientos
La posibilidad de quedar embarazada mientras se amamanta exclusivamente es menor al 1% durante los primeros 6 meses siempre y cuando la menstruación no haya regresado. Mundialmente, el amamantar es el método de control de la natalidad más efectivo que todos los otros métodos disponibles a las mujeres del tercer mundo. En Chile, un estudio acerca de nuevas madres no encontró madres que amamantan embarazadas a los 6 meses después del parto, y un 72% de mujeres embarazadas a los 6 meses posparto que daban biberón. El amamantamiento tiene el valor de prevenir 4 partos por mujer en África y 6.5 partos por mujer durante toda su vida, en Bangladesh

Muchos factores contribuyen a reducir la lactancia materna; la falta de entendimiento del proceso, falta de educación, incluyendo a muchos médicos y hospitales, las políticas de empleo de las madres que no apoyan y alientan la lactancia materna, falta de apoyo social y educación en general, y campañas de mercadeo agresivo de fórmula, pagadas por la industrial multimillonaria de los laboratorios que producen fórmula.

El número de nuevas madres que regresan a trabajar antes del año de haber dado a luz se incrementa. Muchos cambios deben implementarse para acomodar, apoyar y alentar a las madres trabajadoras para continuar amamantando. Más de 10 años atrás, Elisabet Helsing de la Organización Mundial de la Salud en su oficina regional de Europa dijo: "Si la sociedad dificulta la lactancia materna óptima para las madres que trabajan fuera del hogar, la sociedad es la que tiene que cambiar, no las mujeres."

El director ejecutivo de UNICEF, James Grant, tal vez lo resumió mejor: “La promoción de la lactancia materna no debe ser vista como una excusa para excluir a las mujeres de la fuerza laboral. La carga no debe caer en las madres que tienen que escoger entre lactancia y trabajo. La carga debe recaer en la sociedad para que facilite la lactancia materna y el cuidado infantil"

En enero de 1998, el programa "Nightly Business Report" de PBS concluyó con 3 muy buenas razones porque los empleadores deberían desear acomodar y apoyar a las madres trabajadoras que amamantan. Primero, porque las compañías necesitan que las mujeres regresen a trabajar lo antes posible. Los estudios muestran que las mujeres que pueden continuar con la lactancia materna regresan antes a trabajar. Segundo los pediatras aceptan que los bebés amamantados se enferman menos que los bebés que toman biberón, por lo tanto los padres se ausentarán menos del trabajo cuidando a sus hijos enfermos si son amamantados. Finalmente los empleadores están invirtiendo en su fuerza laboral en el futuro apoyando la lactancia materna, algunos estudios muestran que los bebés amamantados tienen potencialmente mayores coeficientes intelectuales y mejores logros académicos que los bebés que toman biberón.

A causa el amplio impacto ecológico positivo, la salud y el impacto social, que la lactancia materna puede lograr en nuestro planeta, es imperativo para cualquiera interesado en proteger a nuestros niños y nuestro ambiente el apoyar, proteger y promover la lactancia materna.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...