viernes, 31 de julio de 2015

10 Tips para una lactancia feliz





Vivimos en la era de la información. Basta con “googlear” los términos que queremos investigar y una lluvia de información llega a nuestros ojos. Pero debemos ser muy cuidadosas. No toda la información que te ofrecen sobre lactancia es cierta. Incluso, profesionales de la enfermería y medicina pueden estar un poco desactualizados en lo que respecta a esta práctica nutricional y amorosa. Por eso te traigo 10 tips que te ayudarán a despejar algunos de los mitos más comunes sobre la lactancia materna. ¡Toma nota!

©    Toma Agua, ¡Pero solo la que necesites! La cantidad de leche que produces no está directamente relacionada con los volúmenes de agua o líquido que consumas. Hidrátate de acuerdo a tu sed. Tu cuerpo te ayudará a recordártelo. Cuando estés dando pecho, sentirás una gran sed. ¡Que papá esté cerca con un refrescante vaso de agua!

©    ¡Ríete! La Oxitocina es responsable de la estimulación de que el tejido mamario se contraiga, causando la expulsión de la leche hacia los ductos lactíferos. Esta hormona es vital para la lactancia materna, sin embargo, se ve inhibida por la adrenalina, el cortisol, y el resto de hormonas relacionadas con el estrés. Entonces, ¡relájate!, disfruta el momento mágico. La casa y los quehaceres pueden esperar.

©    Cuida tu alimentación, pero no te obsesiones. Es probable que te sugieran hacer una dieta muy estricta. Sin embargo esto no es necesario. Debes evitar (mas no eliminar), los alimentos que han causado alergias o intolerancia en la familia directa del bebé. Disminuye el consumo de lácteos de vaca. Come sano, así como debes comer siempre.

©    La forma de tu pecho no influye en tus posibilidades de amamantar. Créeme, he visto pechos de todas las formas, tamaños y colores, y todos pueden producir leche. Olvídate del mito del pezón plano o invertido. En el pezón hay conductos, pero no hay alvéolos ni glándulas mamarias. El mecanismo de producción está adentro. No te preocupes como tengas tu pezón, igual tu bebé encontrará la manera de alimentarse de ellos.

©    Para producir, lo mejor es amamantar a menudo los primeros meses. No es necesario consumir avena, linaza, leche o panela (piloncillo). Lo UNICO que estimula la producción de leche materna es la succión del bebé. Sencillo y fácil.

©    Olvídate del reloj. El cuento de los 15 minutos de cada pecho cada tres horas está diseñado para hacer que la lactancia fracase. No caigas en esta trampa y olvídate del reloj. Los primeros meses, los bebés tomarán por largos períodos de tiempo y bastante seguido. Querrán estar todo el día a tu lado o al pecho en lo que se conoce como “gestación extrauterina”, el cual es un período en el que tu bebé quiere sentirse como en tu vientre, cerca de tu calor y de tu corazón. Esto es normal y no significa que a tu bebé no lo llene tu leche. Simplemente es lo normal. Luego ellos van espaciando naturalmente las tomas y se van haciendo expertos, tomando todo lo que necesitan en pocos minutos.

©    Un pecho por vez. Siguiendo esta norma aseguramos que nuestro bebé quede satisfecho. La leche materna que brota de nuestro pecho va saliendo más espesita cada minuto. Si retiramos el pecho antes de tiempo, podemos estar dejando de darle al bebé una grasita súper importante que lo llena y ayuda al correcto aumento de peso. Déjalo en un solo pecho hasta que lo suelte solito.

©    Tal vez el consejo que más escuches es “dale agüita para hacerle riñón”. En primer lugar ya su riñón lo trae (Dios mediante), así que no necesitas hacérselo. En segundo lugar, la leche materna contiene un 80% de agua  por lo que con ella satisfaces sus requerimientos diarios perfectamente. ¿Existen razones por las cuales no dar agua? Si, las dos principales son: 1) Mientras le das agua pura, le estarías dejando de dar los otros nutrientes importantes de la leche, así como las inmunoglobulinas o vacunas naturales. Cada toma es una oportunidad preciosa de fortalecer el sistema inmune de tu bebé. ¡No te las pierdas! 2) Aunque esterilices los implementos con los cuales suministras el agua, y aunque filtres y hiervas el agua, todavía existen posibilidades de contaminación por bacterias. ¡Evita ese riesgo en sus primeros seis meses.

©    Toma con amor los consejos, pero fíltralos. Sigue tu instinto. Incluso si algo de lo que escribí aquí no te parece correcto, investiga, pregunta, busca en la página de la UNICEF, OMS, Liga de La Leche. Agradece siempre los consejos de todos, ¡Queremos ayudarte!, pero también aprende a decir “no, gracias”. En tus genes tienes una herencia ancestral de conocimiento de supervivencia invaluable. Búscalo. Confía en ti.

©    La lactancia materna no debe doler. ¡Pero muy frecuentemente duele! ¿Por qué? Cualquier señal de dolor debe ser atendida ya que puede representar varias cosas: 1) Revisa postura y agarre. Una postura incorrecta puede ser causante de que tu bebé te hale el pecho sin querer. Un agarre incorrecto puede causar grietas en tu pezón, impedir que el pecho se vacíe correctamente, causándote una dolorosa congestión mamaria, y hasta impedir que tu bebé se llene correctamente. 2) La presencia de hongos como la cándida ocasionan un dolor quemante en la parte interna de la mama y en el pezón. 3) Las malucas grietas que duelen muchísimo y hasta pueden hacer que suspendas la lactancia porque en verdad el dolor es insoportable. En conclusión. Si duele, pide ayuda. El dolor no es normal.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...