sábado, 1 de febrero de 2014

Cargar a nuestros hijos es un método de crianza milenario

Sábado 01 de febrero de 2014 | Publicado en edición impresa
Opinión
Por Alejandra Martínez  | Para LA NACION



 Yo no sé si es una moda reciente esto de llevar a los bebes "cargados". Desde hace algunos años se ha comenzado a hablar de crianza respetuosa o crianza con apego, y me parece que estos nuevos estilos han llegado para quedarse. En realidad, en lugar de llegar, han vuelto, porque esto de cargar a nuestros hijos es milenario. Desde los inicios de la humanidad el hombre se ha ingeniado para llevar consigo, cargadas, a sus crías. Si bien hoy nos ayudan los cochecitos, si miramos con perspectiva, sólo tienen un par de siglos...

Pero ¿qué tiene que ver el bebe primitivo con el ser humano de esta sociedad moderna y civilizada? Mucho. Según estudios, las necesidades de un bebe recién nacido son idénticas desde hace miles de años a esta parte: contacto, alimento y mirada permanente. Luego de nueve meses en el confort del útero, necesita un tiempo de adaptación, que bien podría pensarse como un período de exterogestación.

Pienso que la llegada de estos estilos de crianza a la sociedad moderna fue motivada por la Guía del Método Canguro, publicada por Unicef en el año 2003, donde recomienda el contacto piel a piel, continuo y prolongado para todos los bebes, no sólo para los prematuros, como se venía utilizando hasta ese momento.

Hoy, gracias a los avances en las neurociencias sabemos que las conexiones entre las neuronas (sinapsis) son más fuertes en un niño que ha sido cargado en brazos que en las de uno que no lo fue. Éstas y otras investigaciones científicas, importantes para el mundo racional en el que nos movemos, nos han sido útiles para descubrir que los bebes piden estar en brazos porque lo necesitan.

Personalmente, cambió la historia de mi vida el hecho de saber que en las culturas ancestrales casi no existe la muerte súbita; y que eso podría deberse al permanente contacto físico. Conocer esa información fue el leitmotiv para crear Maminia, con el deseo de que muchos bebes se beneficien del contacto, al ser cargados en las guaguas y mochilas que fabricamos. Hace años que me vinculo con familias que eligen incorporar a sus hijos a su vida diaria. Nos han enviado fotos insólitas: bailando, dando un concierto, meditando, jugando al bowling, en la playa... También sé que algunos se entusiasman, porque se sienten seguros, y hasta andan en bicicleta, a caballo o cocinan. Ante eso, digo: como todo lo que hacemos con nuestros hijos, es importante ser cuidadosos con su seguridad y el lugar donde los exponemos. No olvidemos que de la mano de la ciencia y la tecnología, estamos rescatando costumbres que nos abren las puertas de un mundo de posibilidades.

La autora es doula y creadora de Maminia www.maminia.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...