miércoles, 19 de diciembre de 2012

Acerca del amor y los trapecios por Sergio Sinay

Domingo 31 de enero de 2010 | Publicado en edición impresa
Oxígeno / Diálogos del alma
Por Sergio Sinay
    
Señor Sinay: al reflexionar sobre el hallazgo del amor en la edad madura, y al revisar las distintas experiencias de las personas en este tema, pienso en esas necesidades latentes que tenemos todos y que, a veces, no se expresan en años. Puede uno construir un vínculo de pareja de 25 años, que le da hijos y estabilidad, y, de pronto, sintonizar con otra persona en cuestiones de días, como si la sintonía de un dial finalmente hiciera claro el sonido del programa de radio. Lo impactante, es que ese sentimiento no le había sido develado siquiera al que lo siente, sólo aparece en el contacto con ese nuevo amor. ¿Esta vivencia se relaciona con el desgaste natural de una larga relación? ¿O será que todos guardamos un secreto muy íntimo que se activa, a veces, en una edad y un momento en apariencia inoportunos?
Irene P. Hippe, (50 años)


Una larga lista de conceptos suelen confundirse con amor y usarse como sinónimos, pero no lo son. Entre ellos, la ilusión, el enamoramiento, la pasión, el deseo. Puede uno sintonizar con otra persona en cuestión de días. ¿Pero cuál es la frecuencia de esa sintonía? ¿La de la ilusión? ¿La del enamoramiento? ¿La del deseo? ¿La de la pasión? La ilusión nace de un sueño o una necesidad no cumplidos o postergados que proyectamos en otro. El enamoramiento es el entusiasmo que genera en nosotros la presencia de alguien que tiene algo que nos atrae y en quien, a partir de ese "algo", imaginamos atributos que no conocemos. La pasión es una atracción aguda motivada menos por aquel o aquello que nos atrae, que por algo de nosotros, desconocido o inexplorado, con lo cual ella nos conecta. El deseo es una búsqueda urgente que sólo se calma con aquello que reclama, que no admite postergación, que se ciega ante el obstáculo y que no contempla a los otros, a menos que sean objetos útiles a la satisfacción.

Todos estos falsos sinónimos de amor pueden evolucionar hacia este sentimiento, pero en ello nada tiene que ver la magia. "Puede parecer que, como los trapecistas, los seres que se aman se encuentran sin esfuerzo en el aire, pero esta gracia aparentemente casual se conquista mediante miles de fracasos y años de disciplina", apunta certeramente el filósofo Sam Keen en Amar y ser amado . Cuando se detectan "necesidades latentes", como las llama nuestra amiga Irene, tras años y realizaciones compartidos con otra persona, quizá haya que preguntarse ante todo por estas necesidades e indagar si las mismas nacieron en el vínculo o si son previas a él. Incluso podría ocurrir que sean necesidades compartidas, aunque nunca enunciadas ni por uno ni por el otro. Podría ser que puedan atenderse en el mismo vínculo y que trabajar en ellas sea una manifestación del amor hecho acto.

El amor maduro (no por edad, sino por su forma de manifestarse) contempla estas y otras circunstancias, se ratifica ante el obstáculo, hace del otro una compañía y no un medio para las propias necesidades o deseos. Adolf Guggenbül-Craig (1923-2008), discípulo dilecto de Carl Jung, decía que hay amores que procuran bienestar y hay amores que procuran salvación. Los primeros satisfacen algunas necesidades, transcurren cómodamente, evitan las situaciones difíciles, no nos confrontan con nuestra sombra, es decir, con nuestros aspectos más escondidos y negados, ni con la del otro. Los amores que salvan incluyen a la sombra de quienes se aman, se construyen con todos los aspectos de cada uno, son alquímicos, pasan por etapas de dilución, de fragmentación, de consolidación, subliman sus propias experiencias en nuevas etapas. Se abren permanentemente al misterio. Como escribió el poeta libanés Khalil Gibran (1883-1931) en su hermoso poema Matrimonio : Seguid unidos/ incluso en el pensamiento de Dios/ pero dejad espacio entre vosotros/ y dejad que el viento y el cielo bailen entre vosotros / Amaos, pero no hagáis del amor cadena/(...)/llenaos la copa el uno al otro/ pero no bebáis de una misma copa/ (...)Daos el uno al otro los corazones/ pero no lo guardéis en el corazón del otro...

No hay, por cierto, dos historias iguales. La ilusión, la pasión, el deseo y el enamoramiento son humanos. Quizá la verdadera madurez consista en registrarlos como lo que son y en reconocer al amor como un sentimiento que los trasciende, que va más allá de la conmoción personal y que se plasma cuando dos seres se reconocen como partes de un todo. Esto no es ni mágico ni instantáneo. Entendido así, trasladado a acciones y actitudes, el amor es siempre claro y oportuno. Ni confunde ni lastima. Esclarece y sana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...