lunes, 2 de septiembre de 2013

De nalgas




Entre la semana 28 y la semana 32 del embarazo, la mayoría de los bebés se dan la vuelta y se colocan en posición cefálica, es decir, con la cabeza hacia abajo, preparándose para, llegado el momento, salir por el canal del parto con la cabeza primero. Algunos bebés se dan la vuelta una y otra vez durante las siguientes semanas, sobre todo si hay abundancia de líquido amniótico. Otros, sin embargo, no llegan a darse la vuelta nunca y llegan al momento del parto en presentación podálica o de nalgas. Entre un 3% y un 4% de los embarazos a término corresponden a un bebé en esta posición. Es habitual que las ecografías de las últimas semanas del embarazo, si muestran a un bebé aún en podálica, causen inquietud en las embarazadas. Es importante intentar conservar la calma y evitar la ansiedad, que es perjudicial en sí misma y no contribuye a que el bebé se dé la vuelta.

¿Qué puedo hacer para que el bebé se coloque en cefálica? A partir de las semanas 34-36, es conveniente intentar que el bebé se coloque en cefálica. Los principales métodos son los siguientes:

1. Ejercicios:

Nadar boca abajo en la piscina.
Practicar durante 10 ó 15 minutos al día la “postura del mahometano”: empezando a cuatro patas, se desplaza el tronco hacia atrás y se pega el pecho al suelo, con los brazos extendidos hacia adelante. Se puede mantener durante unos segundos y luego volver a empezar. Es aconsejable colocarse sobre una colchoneta para realizar este ejercicio y los siguientes; estarás más a gusto.

Practicar durante 10 ó 15 minutos la postura de yoga del gato: comenzar a cuatro patas, con las rodillas separadas el ancho de las caderas, las manos alineadas con los hombros y mirando hacia delante. Se arquea la espalda hacia arriba y se lleva la cabeza hacia abajo mirando al ombligo. A continuación se va estirando la espalda poco a poco hasta dejarla recta, como una mesa, al tiempo que se va elevando la cabeza.

Acostada en el suelo, acercarse a una pared y elevar las piernas por ella hasta que el cuerpo quede formando un ángulo de 90º. Se mantiene la postura unos minutos. Intentar subir un poco más los pies hasta despegar la cadera del suelo. Recuerda usar una colchoneta o unas almohadas para estar más cómoda.

En Internet se pueden encontrar muchos otros ejercicios, tanto en páginas dedicadas a los bebés de nalgas ("breech babies" en inglés) como en YouTube. Es conveniente escoger los que nos parezcan apropiados para nosotras y que no pongan en peligro nuestra integridad física.

2. Moxibustión: La moxibustión es una técnica de acupuntura de la medicina china tradicional que se basa en la estimulación de determinados puntos del cuerpo con el calor generado por la combustión de una hierba llamada moxa en japonés (la artemisia vulgaris). Para el caso de presentación podálica del bebé, los puntos a estimular se encuentran en el ángulo externo de la uña del dedo pequeño del pie. Esta técnica está recomendada por la OMS para la presentación podálica del feto y se puede realizar a partir de la semana 32. El porcentaje de éxito que muestran los numerosos estudios realizados varía de uno a otro, pero es bastante elevado en todos ellos y mayor que el de la versión cefálica externa, que veremos más adelante. Además, no tiene el inconveniente de poder inducir el parto. Es recomendable que las sesiones de moxibustión sean llevadas a cabo por una persona conocedora de la técnica. Hay matronas y fisioterapeutas especializadas para enseñar esta técnica,

3. Versión cefálica externa (VCE): La versión cefálica externa o versión externa es una maniobra que se lleva a cabo en torno a la semana 37 de embarazo para conseguir que un bebé en presentación podálica o transversa se coloque en cefálica. Se realiza primero una ecografía para determinar la postura exacta del bebé, así como una monitorización del latido fetal, y, a continuación, el ginecólogo ejerce una suave presión sobre la pared abdominal de la madre para deslizar la cabeza y el culo del bebé de tal forma que gire sobre sí mismo y se coloque en cefálica. Se monitoriza el latido fetal también al terminar para comprobar que no haya sufrimiento.

La versión externa es una técnica segura, aunque su principal inconveniente es que puede desencadenar el parto, por lo que se debe realizar con bebés a término. Tampoco ofrece los mismos resultados en primerizas que en multíparas. Es posible que, aunque intentes todo, el bebé siga en podálica hasta el parto, o incluso que, habiéndose colocado en cefálica, se vuelva a voltear para estar en podálica de nuevo. En ese caso, plantéate las posibles alternativas para el parto, conserva la calma y asegúrate de que los profesionales que te atienden te expliquen con detalle todas las opciones, posibilidades y riesgos.

¿Qué es más seguro, el parto de nalgas o la cesárea?

En el año 2000 se publicaron en la revista “Lancet” los resultados de un estudio multicéntrico llamado “Term Breech Trial”, que concluía que la cesárea electiva era preferible frente al parto vaginal en caso de presentación de nalgas a término, basándose en que se reducía la morbilidad neonatal. Estos resultados fueron adoptados de inmediato por la comunidad médica internacional, dejando de realizarse partos de nalgas y optando por la cesárea programada. En el año 2003 se publicó una encuesta realizada a 80 centros de 23 países, de los que el 92,5% había abandonado la práctica del parto de nalgas. En España, sólo en el País Vasco y en algunos centros de Canarias y Madrid se siguieron realizando los partos de nalgas.

Unos años después de ser publicado el “Term Breech Trial”, comenzaron a publicarse artículos que cuestionaban su diseño, su metodología, las conclusiones finales y su validez general. Por ejemplo, se planteaba el hecho de que todos los partos analizados habían tenido lugar en entornos muy medicalizados, en los que no se habían seguido muchas de las recomendaciones de asistencia a los partos de nalgas, (las intervenciones deben ser mínimas). Otro estudio multicéntrico realizado en el año 2006, cuatro veces mayor que el “Term Breech Trial”, no mostró diferencias ni en la morbilidad neonatal ni en la mortalidad perinatal entre los partos vaginales de nalgas y las cesáreas. Este estudio, llamado “PREMODA”, hizo que los protocolos sobre presentación podálica a término comenzaran a cambiar de nuevo. En el año 2011, la SEGO publica su nuevo protocolo para el parto de nalgas, en el que ya no se recomienda la cesárea como primera opción y se establecen los criterios de selección para realizar un parto de nalgas. Los más importantes son los siguientes:

Feto con crecimiento intrauterino adecuado y peso estimado inferior a 4kg.
Actitud de la cabeza fetal en flexión o indiferente, (en ningún caso el bebé puede estar mirando hacia arriba). Esto se determina mediante ecografía o radiografía una vez que se ha desencadenado el parto.
Presentación de nalgas puras (con las piernas hacia arriba, el culo encajado en el canal de parto) o de nalgas completas (ambos pies en el canal de parto).
Ni la edad materna ni el hecho de haber tenido otros hijos anteriormente deben ser factores a tener en cuenta para intentar el parto de nalgas o recomendar la cesárea, y menos programarla. Es importante, en caso de que se deba hacer una cesárea, que la mujer sepa que se puede realizar una vez desencadenado el parto en lugar de programarla, ya que el trabajo de parto previo beneficia al bebé en la adaptación al ambiente extrauterino. Hay muchos bebés que se dan la vuelta en el momento del parto, debido a las contracciones y los movimientos durante el periodo de dilatación, por lo que es posible que un bebé de nalgas a término acabe naciendo en cefálica.

Entonces, ¿es seguro un parto de nalgas?

El parto, como ya hemos mencionado, debe realizarse sin intervenciones médicas. Más concretamente, como explica el Dr. Emilio Santos: “un parto de nalgas seguro debe ser atendido en las siguientes condiciones: que el comienzo sea espontáneo, no provocado; sin maniobra de Hamilton para provocarlo; que, si la mujer no dilata adecuadamente cuando aún no hay criterios de parto, se espere, como se debe hacer en cualquier parto; que si está claramente de parto y no progresa adecuadamente, se realice cesárea; no realizar rotura artificial de membranas; restringir al mínimo las exploraciones vaginales para bajar al mínimo el riesgo de rotura de membranas antes de que las nalgas estén apoyadas, y disminuir consiguientemente el riesgo de prolapso de cordón; realizar una exploración vaginal o bien monitorización adecuada del bebé en cuanto la bolsa se rompa para descartar un prolapso de cordón; animar a la mujer a adoptar postura libre, sugerir posturas en cuclillas o a cuatro patas, que favorecen la posición correcta del dorso del bebé; no realizar episiotomía mientras todo vaya bien, con la filosofía de favorecer la presión del fondo del útero que contribuye a evitar malposiciones de la cabeza y de los brazos y de que el bebé nazca por propulsión y nunca por tracción.”

Si tu bebé está de nalgas y se acerca el final del embarazo, infórmate bien de las distintas opciones de las que dispones. Pregunta cuál es la política a seguir en ese caso en el hospital o clínica donde has planeado el parto o a los profesionales que van a atender tu parto en casa. Si lo único que te ofrecen es una cesárea programada, plantéate buscar otras alternativas. Un parto de nalgas es especial en tanto que es el único en el que la madre puede notar como va saliendo cada parte del cuerpo de su bebé. En el apartado de partos de nuestra web podrás encontrar algunos relatos de este tipo de partos.

Bibliografía:

Correction of occipito-posterior position by maternal posture during the process of labor. OU, X et al. Zhonghua Fu Chan Ke Za Zhi. 1997 Jun;32(6):329-32.
Digital rotation from occipito-posterior to occipito-anterior decreases the need for cesarean section. REICHMAN, O et al. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2008 Jan;136(1):25-8. Epub 2007 Mar 21.
Understanding and Teaching Optimal Foetal Positioning, Tauranga, New Zealand: Birth Concepts, 1996.SUTTON, J y SCOTT, P.
Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Parto en la presentación de nalgas a término. Protocolo actualizado en febrero de 2011.
Viene de nalgas, ¿cesárea segura? El mundo de tu bebé, SANTOS, E. 184, septiembre 2008.
La moxibustión para la inversión del feto en podálica. BACCETTI, S y ROSSI, E. Ideass China – Innovación para el Desarrollo y la Cooperación Sur-Sur.
Versión cefálica externa para el tratamiento de la presentación podálica: LEDE, R. Comentario de la BSR (última revisión: 13 de marzo de 2006). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.
Versión cefálica externa: pasado, presente y perspectivas para el futuro. ARAYA CÁRCAMO, VH y ZAMBRANO FREIRE, J. Medwave. Año IX, No. 1, Enero 2009.
Planned caesarean section versus planned vaginal birth for breech presentation at term: a randomised multicentre trial. HANNAH, ME et al. Term Breech Trial Collaborative Group. Lancet. 2000;356(9239):1375-83.
Inappropriate use of randomised trials to evaluate complex phenomena: KOTASKA, A. Case study of vaginal breech delivery. BMJ. 2004;329:1039-1042.
Is planned vaginal delivery for breech presentation at term still an option? GOFFINET, F et al. for the PREMODA Study Group. Results of an observational prospective survey in France and Belgium. Am J Obstet Gynecol 2006; 194: 1002-11.
Vaginal delivery of breech presentation. KOTASKA, A et al. Society of Obstetricians and Gynaecologists of Canada. SOGC Clinical Practice Guideline. No. 226, June 2009. Int J Gynaecol Obstet. 2009 Nov;107(2):169-76.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...