jueves, 25 de septiembre de 2014

Lactancia Artificial: NO es lo mismo.

En los últimos días, charlando con mujeres madres en distintos ámbitos, percibí como cierta "normalización" en el uso de la leche artificial para bebés. 

Mujeres madres que sin cuestionarlo, aceptan la sugerencia de probar con leche de fórmula cuando sus bebés se despiertan durante la noche "para que duerman más" (como si el despertar de un bebé tuviese que ver sólo con lo que come...) o "para que tenga menos cólicos" (sugerencia de quien desconoce que la leche de vaca modificada empeorará el cuadro, lejos de mejorarlo); otros le dicen, "para que aumente rápidamente de peso" (recomendación que muchas veces deconoce que las tablas de crecimiento para bebés amamantados son diferentes, que cada bebé tiene un ritmo de crecimiento distinto y varias cuestiones más -http://cozybebe.blogspot.com.ar/2011/12/crecimiento-normal-del-bebe-amamantado.html -); "para que no llore tanto por hambre" (una recomendación que se aprovecha de la vulnerabilidad de algunas madres a las que les cuesta sostener el llanto de su bebé, como si esta manera que tienen de expresarse siempre se relacionase a querer comer de más) y algunas otras más. Esta normalización de lo artificial nos lleva a pensar que quizás sea necesario reforzar la información en cuanto a los riesgos de la leche de fórmula. Que existen, aunque miremos para otro lado. Y esto no encierra un fundamentalismo absurdo sino más bien una realidad, que no podemos desconocer. Si luego, de manera informada optamos por aquel tipo de alimentación para nuestro bebé, seremos responsables de los resultados aun conociendo de antemano los mismos, sus causas y efectos.

La leche de fórmula NO ES IGUAL a la leche humana. Aunque el marketing la llame "maternizada", de madre tiene: NADA. Es una leche estática, no viva, de otro animal, con muchísimos agregados que tratan de imitar a la leche humana pero que de ninguna manera lo logran, agregando componentes de más o de menos, que repercuten notablemente en la salud infantil (http://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/los-lacteos-en-la-alimentacion-infantil-la-leche-de-vaca).

La leche de fórmula genera microulceraciones en el intestino del bebé, que lo hacen más propenso a bacterias malas; la leche materna contiene un componente que por el contrario recubre el intestino y lo protege de agentes patógenos: La INMUNOGLOBULINA que hace ÚNICA a la leche humana, imposible de suplantar ni imitar. ElEFECTO PROTECTOR de la lactancia es indiscutible y esto no lo dicen las publicidades de leche artificial (http://www.ibfan-alc.org/boletines/ibfan-inf/A1N8).

Es importante que sepas que las empresas fabricantes de leches de fórmula hace muchos años que omiten estas informaciones y llegan a través de la publicidad a aniquilar tu instinto y tu capacidad de nutrir.


No existe ni existirá una leche que pueda suplantar el valor inmunológico, protector y nutricional de la leche materna. Y ni hablar del acto único del amamantamiento, que va mucho más lejos en cuanto a vínculo y relación se refiere.

Por eso te recomiendo: tomá decisiones informadas. Acercale información fehaciente a aquel que las recomienda de manera indiscriminada, como la solución a un supuesto problema que luego sí termina convirtiéndose en tal. La leche de fórmula no es la solución.

Si tenés dificultades en tu lactancia busca ayuda, acercate al grupo de apoyo más cercano a tu domicilio. No bajes los brazos, no normalices algo que de normal no tiene nada. La norma, la manera natural de alimentar a nuestros bebés como mamíferas que somos es con leche humana. Y la naturaleza nos dotó no sólo de uno sino de dos pechos para nutrir a nuestros hijos. No te pierdas esa oportunidad, no se la niegues a tu bebé.



Más información en cuanto a los riesgos del uso de leche artificial:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...