miércoles, 24 de septiembre de 2014

TANTO AMOR, TANTOS AMORES

lanacion.com |Revista Domingo 21 de septiembre de 2014 | Publicado en edición impresa
Diálogos del alma
Por Sergio Sinay |  Para LA NACION


Señor Sinay: ¿Se puede amar a diferentes hijos con el mismo amor y la misma intensidad todo el tiempo?
Mariana Dreyfus
 RE:
Aunque parezca una obviedad, nuestros hijos nos convierten en padres. Y lo hacen de dos maneras. Una es biológica, con su nacimiento (o al ingresar formalmente en nuestra vida cuando son adoptados). Es la manera más obvia. La otra es convocándonos a cumplir nuestra función, a aprender los requerimientos de la misma y a desarrollar nuestros recursos emocionales, afectivos y cognitivos en esa tarea. Así se manifiestan las competencias parentales que los psicoterapeutas chilenos Jorge Barudy y Maryorie Dantagnan describen en su libro Los buenos tratos a la infancia como "capacidades prácticas de los padres para cuidar, proteger y educar sus hijos y asegurarles un desarrollo sano".

El vínculo entre padres e hijos es una relación humana especial y asimétrica. No es un vínculo entre pares, y nace como producto de la acción de los padres. Al crear al hijo (biológicamente o por adopción) ellos contraen hacia él una responsabilidad ineludible. La de responder con presencia, empatía, atención y compromiso a las necesidades de esa vida cuyo curso irá desde la inevitable dependencia inicial a la autonomía y el auto apoyo. Traemos hijos al mundo y tenemos el deber de acompañarlos y guiarlos para que se conviertan en personas. Esto es adquirir conciencia, desarrollar valores, explorar el sentido de la propia existencia, servir al mundo en el que se vive. Y no se puede hacer con una receta, con una fórmula única, ya que por ese camino se desconocería la esencial singularidad de cada ser. Empezar por ver a cada hijo como un ser único es también el comienzo de un vínculo intransferible con él.

El verdadero amor se construye a través de acciones y actitudes amorosas. Los padres que estén abiertos a descubrir y celebrar a la persona impar que es cada hijo, harán de su capacidad amorosa una experiencia singular. En todo caso se puede aplicar el mismo respeto a cada hijo y tener la misma responsabilidad. Pero el amor que se construya con cada uno de ellos será siempre único. Aunque será siempre amor.
Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1728814-dialogos-del-alma
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...