martes, 21 de mayo de 2013

Silencio. Mujer pariendo, bebé naciendo


publicado a la(s) 19/05/2013 18:00 por Veronica Garea  

"Así resumo mis 25 años de investigaciones: 'Aprendí que los seres humanos son mamíferos. Todos los mamíferos se esconden, se aislan para parir. Necesitan privacidad. Es igual para los humanos. Deberíamos siempre ser conscientes de esta necesidad de privacidad." Michel Odent, Birth and Breastfeeding. Rediscovering the needs of women during pregnancy and Childbirth.

Del 20 al 27 de mayo se conmemora la Semana Mundial por el Parto Respetado 2013. El lema de este año es "Silencio. Mujer pariendo, bebé naciendo." No nos cansamos de decir que cómo nacemos tiene todo que ver con el éxito de la lactancia. El parto dispara procesos hormonales que culminan en la bajada de la leche. Cualquier interferencia con el proceso fisiológico puede alterar estos procesos hormonales y afectar adversamente el inicio de la lactancia.

Tal como manifiesta la cita del libro del Dr Odent, los mamíferos buscan lugares privados, oscuros, silenciosos para parir. Los humanos somos mamíferos, aunque naveguemos por internet, y pongamos gente en el espacio. Sin embargo, si miramos una película en la que se representa un parto vamos a ver un entorno absolutamente medicalizado, iluminado para facilitar el trabajo del equipo médico y no para la comodidad de la madre y su bebé y con un tránsito de profesionales y personal de apoyo que entra y sale durante el trabajo de parto y que dirige la acción como si fuera una escena guionada en vez de un proceso pesonalísimo e individual.

En una revisión sobre los factores que afectan el éxito de la lactancia se nombra a las experiencias intra-parto como uno de los factores biofísicos que van a influir en el establecimiento de la lactancia. [1] Un nacimiento normal, natural, prepara la escena para una lactancia exitosa, mientras que un parto medicalizado, intenso en intervenciones, la prepara para los problemas con el amamantamiento. [2]

Lo dice claramente la gacetilla de Relacahupan, "Para recuperar la fuerza de parir de las mujeres se necesitan cosas muy sencillas: SILENCIO, INTIMIDAD Y PROTECCIÓN". Y son éstas las mismas cosas que necesitan la madre y el bebé para que la lactancia se inicie sin dificultades. Silencio de opiniones bienintencionadas que a menudo confunden y contradicen lo que la madre sabe que quiere y tiene que hacer. Sin distracciones, sin conversaciones que aturdan, permitiendo que el bebé escuche el latido del corazón de su madre y la madre escuche los sonidos que hace su hijo. Intimidad para poder estar en contacto piel a piel con su hijo, para olerlo, para conocerlo y permitirle que la conozca. Y protección para que pueda dedicarse exclusivamente a nutrir a este hijo en todos los aspectos, física y emocionalmente. Para que la información que reciba sea la que necesita. Para que pueda sumergirse en la maternidad y el amamantamiento.

Una buena lactancia empieza con un parto sin intervenciones, sin emociones negativas que alteren el equilibrio hormonal que la producción de leche necesita. Sin estrés, con paz, con silencio y con tranquilidad.

1. Meedya, S, Fahy, K & Kable, A 2010, 'Factors that positively influence breastfeeding duration to 6 months: a literature review', Women and Birth, vol. 23, no. 4, pp. 135-145
2.Judith A. Lothian, 'The Birth of a Breastfeeding Baby and Mother', J Perinat Educ. 2005 Winter; 14(1): 42–45.
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...