viernes, 8 de agosto de 2014

Argentina se prepara para detectar eventual introducción de casos de ébola en el país

Viernes, 08 de Agosto de 2014 12:40


Siguiendo los lineamientos recomendados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud de la Nación extremó la vigilancia ante la potencial recepción de casos.

 
Atento al brote de ébola que afecta a África occidental y que motivó hoy a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declararlo "como una emergencia pública sanitaria internacional" el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Juan Manzur, distribuyó ayer información técnica a todas las Direcciones de Epidemiología del país y a la Red de Laboratorios y las medidas previstas a nivel nacional para dar respuesta ante la potencial aparición de casos en Argentina.

"Estamos ante el brote más severo y complejo en cuatro décadas de historia de esta enfermedad", afirmó la directora de la OMS Margaret Chan al tiempo que el organismo internacional estableció una serie de recomendaciones. Para todos los países, la OMS determinó que no debería existir una prohibición general para los viajes y el comercio internacional salvo de que se trate de casos con ébola o personas que estuvieron en contacto con algún infectado. Quienes viajen a las zonas afectadas y con riesgo deben contar con información sobre los riesgos, las medidas de prevención y de manejo ante una posible exposición al virus.

Anticipándose a la declaración de la OMS, la cartera sanitaria nacional había instado ayer a las autoridades de Salud de las provincias a fortalecer la vigilancia epidemiológica y a adoptar las medidas necesarias en el nivel local y provincial para enfrentar la eventual presentación de casos en su jurisdicción.

Se considera caso sospechoso a toda persona que haya tenido fiebre (mayor a 38°); contacto con algún caso confirmado de ébola en los 21 días anteriores a la aparición de síntomas y que haya viajado a regiones con circulación confirmada del virus. Otros síntomas de la enfermedad son dolor muscular, de cabeza y garganta y debilidad. La enfermedad evoluciona con vómitos, diarrea, rash, fallo renal y hepático y hemorragia masiva interna y externa. En el estadio final, los pacientes desarrollan un fallo multiorgánico.

Desde marzo pasado autoridades sanitarias internacionales notificaron la propagación de un brote epidémico de ébola en Guinea, que luego se extendió a Liberia, Sierra Leona y Nigeria, países que tienen una alta circulación fronteriza, lo que dificultó la contención del brote, entre otros factores.

Si bien el movimiento de personas entre Argentina y los países donde se ha documentado la transmisión de la enfermedad no es frecuente, la potencial vía de introducción del virus del ébola (EVE) en el territorio argentino es el ingreso de viajeros afectados desde zonas con transmisión activa, aunque el país no dispone de vuelos directos con los países donde se registra el brote.

Ante el eventual arribo al país de casos sospechosos, estos serán aislados, evaluados y eventualmente trasladados cumpliendo con las medidas de protección al Hospital de Alta Complejidad "Néstor Carlos Kirchner" (de la localidad de Florencio Varela) o al Hospital de Pediatría "Juan P. Garrahan", establecimientos designados para la atención de estos casos. El laboratorio nacional de referencia que se ocupará de analizar las muestras y confirmar los casos, en caso de ser necesario, es el INEI-ANLIS "Carlos Malbrán".

El Ministerio de Salud también instó a extremar la vigilancia epidemiológica con el objetivo de captar y notificar oportunamente los casos sospechosos para así minimizar los efectos de la posible introducción del virus del ébola y disminuir el riesgo de diseminación posterior.

Otras características del ébola

El virus del Ébola produce una enfermedad hemorrágica febril. Es considerada una patología severa con una alta tasa de letalidad que va del 50 al 90 por ciento y afecta a personas de todas las edades. Como no existe vacuna, ni tratamiento específico probado resulta fundamental adoptar medidas de prevención y control de los posibles casos.

El virus se propaga en la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos. No está demostrada la transmisión aérea.

En África se han documentado casos de infección asociados al contacto con chimpancés, gorilas, murciélagos frugívoros, monos, antílopes y puercoespines infectados.

- See more at:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...