jueves, 21 de agosto de 2014

Partos de baja intervención para reducir las cesáreas

 OBSTETRICIA Datos españoles


Belén Carrasco, tumbada en la bañera durante la dilatación.
 EL MUNDO AINHOA IRIBERRI Madrid
Actualizado: 30/05/2014 09:19 horas

"No es lo mismo parto de bajo intervención que parto sin medios ni control". Quien así habla es la pediatra Virginia Soler, actual coordinadora del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Madrid Montepríncipe pero, hasta hace menos de un mes, directora y alma mater del Hospital Universitario Nuevo Belén, una maternidad que esconde en su sótano algo que es rutina en muchos países europeos y que también existe, en diferentes grados, en algunos otros hospitales españoles: una unidad de parto natural.
No es extraño que sus palabras denoten cierto orgullo. Recientemente se han conocido los resultados de los partos que han tenido lugar allí.Porcentaje de cesáreas: 11,7%. Episotomías: 0. Unas cifras muy lejanas a las hechas públicas recientemente por el Observatorio de resultados del Servicio Madrileño de Salud, que sitúan la media de cesáreas en 2012 en alrededor de un 20%, con grandes diferencias entre los distintos hospitales.


La inauguración de esta zona "especial" en el hospital privado madrileño data de hace menos de un año pero el olor a nuevo no es lo más destacable de las instalaciones, que tienen poco que ver con las de cualquier otro centro sanitario. Lianas de tela, pelotas de pilates, camas que esconden paritorios y armarios que disimulan instrumental quirúrgico de última generación, son algunas de las señas de identidad de esta zona, algunas de las que hicieron elegirla a Belén Carrasco que, el pasado mes de enero, dio a luz en ellas a su primera hija, trasladándose del pueblo extremeño en el que reside.
A Belén la atendió en el parto la ginecóloga Regina Cárdenas. "Fue un amor a primera vista", bromea Carrasco, que hace mucho hincapié en que es necesario tener buena sintonía con la profesional que te va a ayudar en un momento tan importante. Esta maestra de infantil tuvo claro desde el principio que no quería un parto medicalizado, aunque reconoce que se enfrentó a algunas críticas por parte de la familia, "los que más te quieren y más cosas te dicen". "Me decían que cómo iba a querer un parto como los de antes", recuerda.

Cárdenas fue también la ginecóloga de Lorena Andrés, otra defensora a ultranza de este tipo de parto de baja intervención, que considera que a las mujeres se les "quita el poder" en algo tan íntimo como dar a luz. "Yo me empecé a informar y me convencí de que las mujeres sabemos parir solas y con esa base busqué un lugar dónde hacerlo", subraya.

Aunque se pueda hablar de este parto como uno a la antigua usanza basta ver las instalaciones de esta maternidad para saber que la afirmación dista de ser real. La seguridad es un pilar fundamental de este centro y de otros que abogan por esta filosofía, miembros de la Iniciativa para la humanización de la asistencia al nacimiento y la lactancia (iHan). "Yo quería parir segura y no quería parir en casa; me daba tranquilidad saber que contaban con un banco de sangre y que si algo salía mal y necesitaba un cirujano, lo tuviera a una habitación de distancia", destaca Belén, que señala también el trabajo de la asociación El parto es nuestro, que le guió a la hora de buscar un centro hospitalario de su agrado.

Su primera opción fue la sanidad pública, pero el Hospital de Coria (población de Cáceres), el más cercano y que, a juicio de Carrasco "hace un trabajo excelente", no contaba con bañera, una instalación que sí existe en el Hospital de Torrejón (Madrid). "Solo hay una y el tiempo es limitado, yo quería tranquilidad", comenta. Y si hay algo en la unidad de parto natural de la Clínica Belén es tranquilidad e intimidad.

Intimidad
Durante las 10 horas que estuvo en la Unidad, Belén estuvo dentro de la bañera casi tres horas, aunque al final decidió parir en la cama y hizo actividades tan raras en un paritorio como bailar o colgarse de unas lianas de tela buscando la mejor postura. Afirma que hasta "casi el final" no le dolió y que en ningún momento se planteo el uso de epidural, algo que, por otra parte, dista de estar prohibido en el Hospital Nuevo Belén.

Lorena, por su parte, pensó íntimamente en esta opción en el momento final de su parto. "Mentiría si dijera que no duele, pero es distinto el dolor que el sufrimiento", explica esta madre primeriza, que utilizó la bañera de las instalaciones de la unidad y disfrutó de la luz tenue y la música que le dejaron poner, así como de la compañía de su pareja en todo momento.
Las instalaciones cuentan con cuatro ginecólogas, todas comprometidas con la filosofía del parto de baja intervención. "Esto no significa que la intervención sea nula; si hay necesidad de fórceps, los usaremos y cuando hay que optar por la cesárea, se opta, pero suele ser con el acuerdo total con la madre", resume Soler, que explica que hay dos tipos de pacientes que acuden al centro, aquellas comprometidas con este tipo de parto, que se han informado previamente y las que buscan un entorno de especial intimidad, como las que han sufrido problemas de abusos.

En Madrid, existe otra unidad de parto de natural en un centro privado, el Hospital La Milagrosa. Tanto éste como el Hospital Nuevo Belén tienen conciertos con todos los seguros médicos privados, aunque el paciente ha de pagar un sobrecoste por la atención exclusiva de profesionales sanitarios no vinculados al centro. "Yo volvería a pagar sin dudarlo", afirma Carrasco que, no obstante, cree que el procesodebería generalizarse en centros públicos y privados, algo que sucedería "si mejorara la cultura sanitaria de la población".

De la misma opinión es Lorena, que reconoce que es un gasto que hay que pensarse, pero que no tiene duda de que "merece la pena". "Es algo que se debería ofrecer tanto en la sanidad pública como en la privada y sin masificación", apunta. Ella cree que el boca a boca ayudará a que este tipo de parto se generalice cada vez más. Por el momento, ya ha convencido a varias amigas, concluye.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...