lunes, 4 de agosto de 2014

Comenzó la Semana Mundial de la Lactancia Materna

Sábado 02 de agosto de 2014 | 17:33

Entre el 1 y el 7 de agosto, la OMS impulsa esta práctica natural para los recién nacidos hasta los dos años de edad; recomendaciones de expertos


La lactancia materna, muy importante
 hasta los dos años de un bebe. Foto: Archivo




Desde 1992, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, junto con más de 120 países reconocen la Semana Mundial de la Lactancia Materna, celebrada entre el 1 y el 7 de agosto.






La OMS, que afirma con plena seguridad que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta, destaca que la misma debe comenzar dentro de la primera hora de vida del niño y debe realizarse en forma exclusiva hasta los 6 meses; y para finalizar, una vez cumplido ese tiempo, se deben introducir otros alimentos, pero es beneficioso complementarlos con el pecho hasta los 2 años de edad.





Si se siguieran estas instrucciones de comenzar a amamantar a los niños en la primera de su nacimiento, dándole sólo leche materna los primeros seis meses de vida y siguiendo con el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 800.000 vidas infantiles . Entre los menores de seis meses, en lo que respecta a América Latina y el Caribe, sólo un 39% se alimenta exclusivamente con leche materna, mientras que a nivel mundial ese porcentaje es similar, alcanzando el 38%.

A pesar de las recomendaciones en Argentina, el 54% de los recién nacidos se alimentan exclusivamente a través leche materna mientras que sólo un 28% de los menores de 2 años continúan siendo amamantados tras incorporar otros alimentos.

"Para el bebé es muy importante la lactancia porque le brinda la protección que necesita para evitar infecciones, lo protege contra alergias, hace que tenga un mayor desarrollo cognitivo, un mejor desarrollo psico-motor, emocional y social, una mejor respuesta a las vacunas, más capacidad de reacción frente a enfermedades, menos problemas dentales y de ortodoncia, menor incidencia a la diabetes, y menor incidencia de síndrome de muerte súbita", afirmó la doctora Marisa Breton, médica neonatóloga de la Fundación Hospitaliaria.

NUTRIENTES CLAVE

"La leche materna tiene varios nutrientes, por ejemplo contiene proteínas que el bebé puede digerir fácilmente, estas proteínas no se ven afectadas por lo que ingiera, de alimento o líquidos, la madre. La cantidad de proteínas que tiene la mamá en su leche es perfecta para el crecimiento del niño y para un buen desarrollo del sistema nervioso", explicó Bretón.

Y agregó: "También tiene lípidos que, caso contrario a las proteínas, si se ven afectados por la dieta de la mamá. Estos lípidos contienen ácidos grasos de cadena larga que favorecen el desarrollo neurológico del bebé. Además la leche materna tiene un alto contenido de hierro, en comparación con las leches de fórmula. Una de las ventajas más destacables del hierro es que se absorbe muy bien en el intestino del bebé. También tiene anticuerpos de la madre que pueden evitar infecciones en el bebé, estos anticuerpos se llaman inmunoglobulinas".

En coincidencia, el doctor Enrique Colombo, pediatra de Staff Médico precisó que la leche materna es el mejor alimento que un bebé puede recibir; hecho a su medida, según sus necesidades, con todos los anticuerpos imprescindibles, siempre disponible, ya esterilizado y con la temperatura justa. Para la mamá, el placer y la satisfacción de saber que su bebé crece a través de lo que ella produce, es inigualable. El vínculo que se genera pasa a ser único e irreemplazable.

Para que el primer encuentro entre mamá y bebé sea totalmente placentero el doctor Colombo explica: "luego del parto, ya sea vaginal o por cesárea, el bebé tiene un tiempo de alerta. Ese tiempo es ideal para ponerlo al pecho y debe ser un momento de intimidad único. Es importante saber que lleva un tiempo conocerse y requiere de mucha paciencia. El papá puede ayudar, alcanzado una almohada, bebida, o simplemente acompañando este momento para que la mamá se sienta contenida".

Durante la lactancia, lo primero que recibe el bebé se llama "calostro", un fluido de color amarillo claro, de consistencia viscosa y compuesto por inmunoglobulinas (anticuerpos), agua, proteínas, grasas y carbohidratos. Este fluido cubre perfectamente las necesidades alimentarias de los primeros días.

"Es la "primera vacuna" que le das a tu bebé" señalan los expertos. La leche madura, se diferencia de la leche de fórmula, ya que varía su composición según la hora del día, la duración de la mamada y las necesidades de cada bebé. Posee proteínas de alta calidad, cuyo nivel no se ve afectado por la ingesta de la madre.

MAMÁ BIEN ALIMENTADA

Mientras se está amamantando, es importante que la madre cuide su alimentación, debe comer productos nutritivos y variados, además de consumir abundantes líquidos. Todos los elementos nutritivos que ingiere la mamá se trasmiten al bebé. Lo ideal es consumir verduras, frutas frescas y de estación, distintos tipos de carnes y productos integrales. La ingesta y las reservas contribuyen tanto a la producción de leche como al mantenimiento de la madre. Si la madre no se alimenta correctamente, la leche se va a producir igual, siempre y cuando la prendida y succión sean correctas.

"Es importante restringir el consumo de café, gaseosas cola, te y mate, ya que tienen cafeína y pueden hacer que él bebe le cueste dormir y se sienta molesto" resalta el Pediatra. A su vez cabe aclarar que el consumo de líquido no asegura una buena producción de leche, sino que lo único que la asegura es una "buena prendida" del bebé a la teta.

Rodrigo Valenzuela Báez, doctor en Nutrición y Alimentos de la Universidad de Chile precisó que la leche materna el niño incorpora nutrientes como el DHA, fundamental para el desarrollo cognitivo y visual de los niños en etapa lactante.

"La ingesta de tan solo 14-21 mg de DHA por día ha demostrado beneficios en la función inmunitaria en niños. Si nos enfocamos en el crecimiento neuronal de los bebés, estudios revelan que cuando los niveles de DHA en la leche materna son inferiores al 0,2 por ciento del total de los ácidos grasos, la leche humana no contribuye significativamente al desarrollo neuronal. En cambio, en los casos donde se registraron niveles altos de DHA, se vieron mejores resultados en el desarrollo de las neuronas y una mayor agudeza visual a los 4 meses de edad, así como también una mejor resolución de problemas a los 9 meses de edad", indicó el experto.

Y agregó: "Para transmitirle todos estos beneficios a su bebé, la madre debe incorporarlos a través de una correcta alimentación, es por eso que una nutrición saludable toma una vital importancia en todas las mujeres, sobre todo las embarazadas, para favorecer el desarrollo y crecimiento de sus hijos Para incorporar el nutriente del DHA y luego transmitirlos mediante la lactancia a su hijo, se recomienda el consumo de pescados grasos y de aguas frías como el atún, el salmón y la sardina, los huevos y las microalgas. Además, los especialistas también recomiendan la ingesta de vitamina D durante el embarazo".

Tanta ha sido la importancia que adquirió todo lo relativo a la Lactancia Materna en nuestro país, que a mediados del pasado año, el Poder Ejecutivo Nacional promulgó la Ley 26.873, que tiene por objeto la promoción y la concientización pública acerca de la importancia de la lactancia materna y de las prácticas óptimas de nutrición segura para lactantes y niños de hasta dos años.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...