martes, 19 de noviembre de 2013

Leche para bebés gestados en el corazón

¿Una mujer que no ha estado embarazada puede producir leche?




¡Claro que sí! ¿Qué es necesario para producir leche? No hay que estar embarazada para tener leche. De hecho, sólo se necesitan dos pechos (o uno) y una hipófisis a pleno rendimiento.





La lactancia inducida

LactanciaAmamantar a un bebé cuando no se ha estado nunca embarazada se conoce como lactancia inducida. En concreto, la adopción de un bebé suele ser el motivo principal por el cual algunas madres occidentales necesitan inducir la lactancia. En cambio, en la otra mitad del mundo, la inducción es un proceso que puede salvar vidas. En estos casos, todo es a cara o cruz, a vida o muerte, no hay nada más.

La lactancia inducida paso a paso

Las mujeres que en el proceso de adopción comienzan la inducción se someten a un proceso hormonal que simula el embarazo. Se trata de un "embarazo exprés" pero con similitudes hormonales que permiten al tejido mamario desarrollarse de la misma manera que cuando se desarrolla de forma "natural" para amamantar al futuro bebé.

Una vez se inicia el tratamiento hormonal (también existe la posibilidad de saltarse este paso), la futura madre empezará a estimular el pecho con un sacaleches para aumentar la prolactina en sangre. El aumento de prolactina se produce por la estimulación y la succión del pecho, es decir, por el estímulo táctil que se produce sobre el pezón.

Si podemos contar con la ayuda de un galactogogo, el terreno se nos allana. Los galactogogos, ya sean farmacológicos o naturales, ayudan a aumentar, un poco, la producción de leche. Además, mentalmente, suponen un empujoncito hacia el éxito, ya que comprobar cómo el volumen de producción de leche se va incrementando poco a poco anima a las mujeres a seguir adelante.

En una inducción, la madre ha de ser muy constante en el proceso. Ya que se trata de una aventura agotadora y, a menudo, desalentadora, es necesario un cojín para reposar en los momentos más bajos de la aventura. Por ello, el apoyo de la familia y, a poder ser, el de un grupo de apoyo a la lactancia resulta de una gran ayuda para las madres que optan por la lactancia inducida.

Muchas mujeres ven las primeras gotas de leche en pocas semanas, mientras que otras pueden tardar meses en apreciar un resultado notorio. Por ello, no hay que tener expectativas, pues cada cuerpo es diferente.

Muchas madres, cuando ha llegado el bebé, emplean un relactador, un aparato que les permite dar la leche artificial, a la vez que el bebé succiona el pezón y, por lo tanto, se estimula la producción de leche.


Beneficios de la lactancia inducida

La madre que quiere amamantar a un hijo adoptado intenta reforzar el vínculo con el bebé que acaba de llegar. De esta manera, puede establecer un contacto íntimo, piel con piel, que favorezca el conocimiento del otro, la confianza y el amor.

En los casos en los que el bebé llega en unas condiciones de salud paupérrimas, poder aportarle el beneficio nutricional de la leche materna resulta básico y necesario para recuperar su frágil estado físico.
Todo ello nos demuestra, una vez más, que la lactancia es amor.

Alba Padró
Asesora de lactancia
IBCLC/308-75146. L-28797

*galactogogo/galactógeno: producto que aumenta la cantidad de leche.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...