martes, 12 de noviembre de 2013

Cómo hacer tu vida más eficientemente ecológica

lanacion.com |SociedadMartes 12 de noviembre de 2013 | 01:32

Cada actividad que realizamos, como viajar, trabajar, incluso comer, deja una huella ecológica; consejos para ahorrar energía, agua y gestionar menos residuos
 
Las acciones que realizamos generan una huella ecológica. Foto: Archivo 

Cada actividad que realizamos, como viajar, trabajar, incluso comer, deja una huella ecológica en nuestro planeta.

Y porque no pasamos inadvertidos por el mundo, nuestras acciones cotidianas (algunas rutinarias y automatizadas), merecen ser revisadas a través de la luz del conocimiento. Conocer y saber nos da la verdadera libertad de elegir y hacernos cargo de nuestras elecciones. El medio ambiente está en constante cambio y nuestras prácticas culturales y sociales son causa de la mayoría de estos. Por ello, la revista Jardín, propone saber más acerca de cómo podemos hacer nuestra vida más eficiente a nivel ecológico.

Para generar una trasformación hacia un modo de vida más sustentable, independientemente de si vivimos en zonas urbanas o rurales, en un departamento o en una casa, podemos cambiar algunas costumbres, formas de proceder y de consumir para ir hacia un paradigma más amigable con el ambiente, que nos asegure una mejor calidad de vida para nosotros y para las futuras generaciones.

Aquí proponemos hacer un cambio de hábitos. A veces es sólo cuestión de tomar conciencia de nuestras acciones diarias. El cambio puede hacerse poco a poco, un paso a la vez, por ejemplo, en materia de energía, agua y residuos.

AHORRO DE ENERGÍA

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) son las principales responsables del cambio climático y, a su vez, el sector de producción de energía eléctrica es el que más GEI produce. Es por eso que si ahorramos energía contribuimos a detener el proceso de calentamiento global.




Al hacer uso eficiente de la energía ayudamos a reducir las emisiones de estos gases, protegemos nuestros recursos no renovables, cooperamos con que los servicios energéticos se brinden a un menor costo y, lo que no es poco, cuidamos nuestro bolsillo.

Desde mayo de 2011, en nuestro país rige una ley que prohíbe la comercialización de bombitas incandescentes y promueve su reemplazo por lámparas fluorescentes compactas (LFC) o de bajo consumo. Conocer de qué forma podemos hacer más eficiente la iluminación de nuestras casas es una forma de contribuir al ahorro energético.

Los electrodomésticos son también un tema a considerar: representan más del 50% de las emisiones derivadas del consumo energético en una vivienda. Actualmente se fabrican con un etiquetado específico que informa sobre el consumo de energía y otros datos complementarios (el ruido, la eficacia, el ciclo de vida normal, etc.)


 
Stand-by

Es la pequeña luz roja que hay en dispositivos como televisores, DVD, computadoras, relojes iluminados, cafeteras, cargadores de celular. Si queda encendida cuando no se utilizan, sigue consumiendo mucha electricidad. Hay que desenchufar completamente los artefactos al no usarlos
Heladeras

La heladera es uno de los artefactos del hogar que consume más electricidad. Hay que ubicarla a una distancia de no menos de 2 cm de la pared para permitir trabajar bien a los mecanismos de enfriamiento que se ubican en la parte posterior
Cuando se saca un alimento del freezer para consumirlo al día siguiente, hay que descongelarlo dentro de la heladera, en lugar de hacerlo en el exterior. De este modo, habrá ganancias gratuitas de frío
Ajustar el termostato para mantener una temperatura de 6 °C en el compartimiento de refrigeración y entre -1 °C y -18 °C en el de congelación. Cada grado que reduzca la temperatura, aumentará, innecesariamente, un 5% el consumo de energía
Abrir la puerta lo menos posible y cerrarla rápidamente: unos segundos bastan para perder buena parte del frío acumulado
Dejar enfriar los alimentos calientes en el exterior. No los guarde todavía calientes directamente en la heladera porque se requerirá más consumo para enfriarlos
La cocina

Procurar que el fondo de los recipientes esté lo más cerca del fuego o zona de cocción: aprovechará al máximo el calor de la cocina. Tapar las cacerolas durante la cocción: consumirá menos energía.
Aprovechar el calor residual del horno apagándolo unos cinco minutos antes de terminar de cocinar los alimentos.
Aprovechar al máximo la capacidad del horno y cocinar, si es posible de una vez, el mayor número de alimentos. Para cocciones superiores a una hora, no suele ser necesario precalentar el horno.
Evitar abrir la puerta del horno innecesariamente. Se pierde, como mínimo, el 20% del calor acumulado en su interior.
Lavarropas

Utilizar el lavarropas siempre con agua fría
Cuidar que la carga esté completa

HACER USO RACIONAL DEL AGUA

Otra forma de ahorro ambiental es conseguir un uso eficiente del agua en casa, para lo cual hay que conocer primero cuál es nuestro consumo y seguir su evolución. Luego es necesario chequear el estado de los artefactos sanitarios y llevar a cabo las reparaciones necesarias y, recién, como tercer paso, cambiar hábitos.


En la Argentina se gastan 500 litros de agua por día cuando la OMS recomienda un uso razonable de 50 litros diarios. En los países de la Unión Europea el promedio es de 200 litros, mientras que en algunos países de África sólo se dispone de 15 litros por persona y en algunos casos extremos, 5.

Si bien no es mucho lo que como ciudadanos podemos hacer para cambiar esta desigual distribución global en el acceso al agua, sí podemos ser conscientes y cuidadosos en cuanto al derroche, por ejemplo saber que una manguera abierta durante una hora consume 1100 litros de agua.


Ahorro de agua en casa

En el baño

Con el 65% del uso de agua, el baño es el lugar más elevado de consumo
Siempre es mejor ducharse que bañarse: una ducha de 5 minutos necesita 100 litros con un cabezal normal; con un baño más prolongado o en un baño de inmersión se utilizan 250 litros
No dejes correr el agua y utilizala únicamente cuando realmente sea necesario. Cerrá mientras te enjabonás, en el afeitado, en el cepillado de dientes
La canilla abierta en el cepillado de dientes gasta 30 litros innecesarios de agua



En la cocina

Este puesto representa el 10% del consumo total de agua dentro de la casa
No descongelar alimentos bajo chorros de agua
Llenar el lavavajillas antes de usarlo
Si se lavan los platos a mano, no hacerlo con la canilla abierta
En el lavado de ropa
 Utilizar el lavarropas cuando esté lleno
Seleccionar el programa de lavado corto, que gasta 60 litros de agua, contra 100 de un programa largo

RESIDUOS DOMÉSTICOS

Generar menos cantidad de residuos es volver a usar un objeto con el mismo fin u otro diferente es convertir materiales usados en materia prima para nuevos


La Ley de Basura Cero (1.854) vigente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires prohíbe el enterramiento de residuos aprovechables y reciclables para el año 2020. Para ello, prevé la progresiva reducción de la cantidad de basura que se entierra. Sin embargo, aún hoy en CABA se entierran 4000 toneladas diarias de basura.

El problema no sólo evidencia un fracaso de gestión en las políticas, sino que también muestra la falta de interés de los ciudadanos por solucionar un problema que nos afecta.

Reducir al comprar

Para comenzar a aplicar la regla de las 3R, podremos comenzar por disminuir el consumo innecesario de envases descartables, alimentos en bolsitas individuales o que vengan dentro de un envase más grande. Obviamente llevar las propias bolsas al salir de compras, descartar definitivamente las plásticas, comprar envases de vidrio retornables y devolver las botellas a los sistemas de recuperación son también parte de las estrategias que podemos aplicar para achicar el consumo del packaging.

En cuanto a los productos de papel, como rollos de cocina, servilletas, platos y vasos, lo mejor es utilizar materiales de tela lavables, aunque dé más trabajo. Podemos evitar también que nos envuelvan todos los objetos que compramos, reciclar los residuos de papel y cartón, indicar que no queremos recibir publicidad por correo y adherirnos a los servicios de facturación electrónica.

¿Cómo separar los residuos en casa?

Es un paso importante para asegurar una buena calidad en los materiales que pueden ser reciclados. Para ello es necesario separar los materiales secos de los orgánicos o húmedos que pueden ser trasformados en abono o compost. En una bolsa se descarta lo Orgánico (húmedo), y en otra, lo Inorgánico (seco).

Al sacar la basura a la calle es importante utilizar los contenedores, si es que hay en la ciudad, respetando los códigos de color. Si no hay contenedores cercanos, es posible acercarse a un centro de acopio o recepción en los que recibirán todos los materiales reciclables o averiguar si existe algún programa de recolección diferenciada. Los recuperadores urbanos también trabajan para el circuito de reciclado.

¿Qué hacer con los residuos que separamos?

En los barrios de las grandes ciudades suele haber contenedores en los que descartar la basura separada en origen, pero si no los hubiera es importante informarse acerca de las alternativas disponibles en cada lugar. Los recuperadores urbanos, por ejemplo, darán valor a aquellos materiales que nosotros desechamos y a partir de su trabajo se vuelve a activar el reciclado ya que ellos reintroducen los materiales en el circuito. También es posible acercar estos valiosos materiales a las cooperativas o Centros de Acopio. Es importante informarse acerca de cuáles son las alternativas de acuerdo a la zona en la que vivimos.

Los residuos orgánicos

Restos de comida, cáscaras de huevo, cáscaras de frutas y verduras, yerba, café, té, restos del trabajo de jardinería, ramitas, hojas, pasto, flores, pañuelitos descartables, cartón, estiércol de herbívoros, papel de diario, cabello, corchos
Los residuos inorgánicos

Papel, vidrio, nylon, metales, cerámicos, trapos, envases de detergentes, champú, gaseosas, yogur, etc. plásticos en general, residuos textiles y de obras de la construcción.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...