lunes, 25 de marzo de 2013

La adulteración de nuestros sentidos... desde el mismo nacimiento


o Por qué no se debería bañar inmediatamente a un recién nacido

El olfato juega un papel fundamental en la búsqueda que hace el bebé del pecho de su madre, re- conociendo su cuerpo a través del olor. El calostro tiene el mismo olor que el líquido amniótico, y queda impregnado en las manos del bebé que, cuando busca el pecho, le conduce hacia su primer alimento.
 
Vernix caseosa
Desde que nacen, nuestros hijos se ven expuestos a múltiples sustancias químicas, sustancias que pueden provocar numerosos efectos indeseables en sus delicados cuerpos aún en desarrollo. Y lo más grave es que este ataque no se comprende, sino que además, se fomenta la alteración de su delicado equilibrio. Incluso desde la misma clínica en la que nace. Por ejemplo: con el vérnix caseoso, esa sustancia maravillosa que ha protegido su piel en el útero materno, y que si dejamos en la piel del bebé,  le protegería incluso de infecciones.
En lugar de eso, todo el mundo se pone nervioso cuando hay un recién nacido que no ha sido convenientemente enjabonado y limpiado de esta fantástica grasa, y embadurnado de lociones y colonias artificiales. 

¿A que es absurdo negarles a nuestros hijos la mejor crema del mundo para ponerles un burdo sucedáneo?

No es necesario frotar ni aplicar agua, el vérnix se va absorbiendo poco a poco por la piel, dejándola suave y con un olor muy especial.

El bebé, que es un mamífero, encuentra tranquilidad en el olor natural de su madre, y si éste o el suyo se ven alterados por ingentes cantidades de colonia para bebés, le estaremos negando ese solaz, además de embotar su olfato con aromas que no son propios de su especie, tan solo por la frívola idea de que "huelan bien".

 Además, hay que tener en cuenta el posible efecto alterador de las sustancias químicas que componen esas lociones y cremas con las que tan alegremente ungimos a nuestros bebés, pues algunas podrían actuar como disruptores endocrinos, suplantando a las hormonas naturales de nuestros hijos, alterando su equilibrio hormonal, sin saber si ello les afectará en su desarrollo. Este es un campo en el que los científicos aún no conocen hasta que punto somos susceptibles de resultar alterados, por lo que seguramente lo más sensato sea proteger a nuestras crías.

Y en este contexto nos encontramos con este texto en una caja de un producto... ¿Habrase visto publicidad más engañosa y llena de falsedades?

"Los bebés están rodeados de un mundo totalmente nuevo para ellos, y cada pequeña cosa ¡se convierte en un gran descubrimiento!

Tu papel es fundamental ya que mediante un fuerte vínculo afectivo, tu bebé se siente más seguro y receptivo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...