martes, 29 de enero de 2013

La maternidad llega cada vez más tarde

Según cifras locales
Crece el número de mujeres que tienen hijos después de los 35 años
Fabiola Czubaj
La llegada del primer hijo ya no es una experiencia en la vida de una pareja que encaja, naturalmente, cuando el reloj biológico indica el tiempo más efectivo. Lentamente, la maternidad se está "corriendo" más allá de los 30 años, en especial, después de los 35 años.

La mayoría de los nacimientos en el país siguen concentrándose en madres de entre 20 y 29 años ?la etapa de máxima fertilidad?, pero en los últimos 8 años disminuyó el 3% el número de partos en esa década de la vida para aumentar, justamente en la misma proporción, entre los 30 y los 45 años. Esa diferencia se traduce en poco más de 36.000 de los 740.000 bebes que nacen cada año, según los datos de la Dirección de Estadística e Información del Ministerio de Salud.

"En la última década creció la cantidad de mujeres que postergan la maternidad hasta los 35 años o más, sobre todo, en las grandes ciudades. A esa edad, muchas consultan porque les cuesta quedar embarazadas y, en realidad, no es que les cueste más, sino que a partir de los 30 años aumentan los problemas y las pérdidas de los embarazos", señaló el doctor Manuel Nölting, jefe de la Sección Endocrinología Ginecológica del Hospital de Clínicas y presidente de la Sociedad Argentina de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva (Saegre).
Pero, más allá de las complicaciones de la salud que van surgiendo con la edad, los especialistas consultados atribuyen esta tendencia a un cambio cultural y social.

Según un relevamiento realizado en hospitales públicos porteños, por ejemplo, el 10% de las mujeres que consultan para poder quedar embarazadas no tienen pareja. Por otro lado, la Fundación Observatorio de la Maternidad determinó recientemente que en los últimos 25 años se amplió la brecha etaria de la llegada del primer hijo entre las mujeres universitarias y las que abandonan la escuela primaria o el colegio secundario."Cuando analizamos la maternidad según el nivel socioeconómico y educativo de las mujeres, y no simplemente por cantidad de nacidos vivos, el corrimiento que vemos está en la edad de las madres con un alto nivel educativo y las madres que no pudieron terminar los estudios primarios o secundarios. En 1985, esa brecha era de 4 años, mientras que ahora es de 6 años", explicó a LA NACION la licenciada Gisell Cogliandro, investigadora principal del Observatorio de la Maternidad, que dirige la licenciada Carina Lupica ( www.o-maternidad.org.ar ).
Es decir que en los ochenta, una mujer de bajos recursos y sin estudios primarios o secundarios completos tenía su primer hijo en promedio a los 22 años y, ahora, lo tiene a los 21 años. En tanto, una mujer universitaria era mamá primeriza a los 26 y, ahora, a partir de los 27 años.

"Los análisis de estos datos nos muestran que, sin duda, el factor que más influye en la edad de la maternidad, y también en la cantidad de hijos, es el nivel educativo. Por eso, es lógico pensar que si la mujer accede a una mayor educación formal, mejora su acceso al mercado laboral y, por ende, su proyecto de vida ya no es sólo la maternidad -indicó Cogliandro-. En cambio, en las mujeres con el secundario, y hasta el primario incompleto, influye la pobreza, y la maternidad pasa a ser el único proyecto de vida."

¿Una promesa?
Aunque existen tratamientos de reproducción asistida que muchas veces se ofrecen como una panacea para lograr el embarazo cuando se decide postergarlo, la posibilidad de acceso y la efectividad son muy limitadas para la mayoría.
"Sabemos que la edad de mayor aptitud reproductiva es la década de los 20 años -aclaró el doctor Nölting-. A partir de los 30, que es cuando comienza la transición a la menopausia, aumenta el riesgo de esterilidad y la cantidad de abortos espontáneos y de complicaciones en el embarazo y el parto, tanto para la madre como para su hijo. Y si bien los avances de la ciencia les brindan a las parejas técnicas de fertilización asistida y/o preservación de la fertilidad, no hay que desconocer que los mejores resultados se obtienen en las edades tempranas de la vida reproductiva y que se logran naturalmente."

Además, son pocas las parejas que pueden reunir los aproximadamente 15.000 pesos que cuesta cada ciclo del tratamiento. Y, aquí, una mujer utiliza por lo menos dos ciclos para lograr un embarazo, que no siempre llega.
Según la Saegre, que analizará esta tendencia a postergar la maternidad durante el próximo VII Congreso Argentino de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva, que comenzará el domingo, la cantidad de tratamientos que se realizan en clínicas privadas del país apenas alcanzaría el 1 por ciento.

"Es importante que las mujeres y los varones jóvenes recuerden que lo que se prolongó es la expectativa de vida, pero la reproductiva sigue inamovible desde el inicio de la humanidad. Por lo tanto, si vamos a postergar algo, que sea aquello que se pueda diferir", finalizó Nölting.
Cáncer de mama
El Instituto Europeo de Oncología y la Fundación Argentina Contra el Cáncer convocan a una nueva edición del Curso de Cáncer de Mama, a realizarse en el Hotel Sheraton Libertador los días 19 y 20 del actual. Del mismo participará como disertante el profesor Umberto Veronesi. Informes e inscripción: (011) 4313-5702 o por correo electrónico a info@howardeventos.com.

CUIDAR LA FERTILIDAD
Adicciones. El tabaquismo, el alcoholismo y el consumo de drogas ilegales tienen un impacto negativo en la salud reproductiva de la mujer, ya sea para lograr el embarazo o para poder lograr un embarazo hasta su término.

Alimentación. Una dieta pobre en determinados nutrientes puede influir negativamente en la fertilidad, tanto en los hombres como en las mujeres.

Estrés. Los altos niveles de estrés pueden cambiar los niveles hormonales en las mujeres y causar ovulación irregular o anovulación y espasmos en las trompas de Falopio, y así alterar la fertilidad femenina.

Infecciones ginecológicas. Pueden afectar la salud reproductiva al alterar el estado general de la madre, interfiriendo con el correcto desarrollo fetal o dañando los genitales internos.

Contaminación ambiental. El tóxico más estudiado es el humo del cigarrillo con un efecto nocivo sobre el ovario y el correcto desarrollo fetal.
CIFRAS
3,33%
Bajó el número de madres que tienen su primer hijo entre los 20 y los 29 años. Esa reducción se produjo entre 2000 y 2008.

2,96%
Creció la cantidad de madres primerizas entre los 30 y los 45 años. El aumento se produjo también entre 2000 y 2008.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...