viernes, 18 de enero de 2013

El parto en casa: 10 cosas que hay que saber (parte III )Parto en casa: ¿cómo se lo dices a tu familia? (Parte IV)



15/06/2010 BY VIVIAN

Cuando decidí parir en mi casa, no tenía la menor idea de por dónde empezar. No conocía a nadie que lo hubiese hecho y no sabía dónde encontrar información. Me ayudaron mucho las mamás del foro de Crianza Natural (¡un abrazo para ellas!), pero me hubiese gustado contar con un lugar en donde estuviese reunida toda la información. Por eso he iniciado esta serie de artículos (si aún no lo has hecho, puedes leer aquí la parte I y aquí la parte II), con la idea de ayudar a las mamás que están considerando un parto domiciliario.

En esta tercera entrega quiero hablar de algunas cosas que hay que saber a la hora de planificar un parto en casa.

Existen varias condiciones para poder parir en casa. La primera es, desde luego, que se trate de un embarazo normal, de bajo riesgo, que la madre se encuentre sana y no haya tenido complicaciones en el embarazo. La segunda es vivir a una distancia corta de un hospital (mis matronas me aconsejaron una media hora de distancia como máximo), por si se presentaran complicaciones y hubiera que hacer un traslado. Además, te dirán que si el parto se presenta antes de la semana 37 o 38 deberás ir directamente al hospital. Lo mismo si se retrasa más allá de la semana 42.
Ningún lugar es demasiado pequeño para parir: basta una cama.
No necesitarás muchas cosas que no tengas normalmente en casa: bolsas de basura, una lámpara, toallas limpias… La comadrona o médico que te atenderá te dirá todo lo que hará falta tener a mano. Conviene hacer una lista y tenerlo todo preparado desde la semana 38… por si acaso.
Hay que planificar de antemano lo que van a comer y beber tanto tú como las personas que vayan a estar contigo. ¡Ten en cuenta que pueden transcurrir muchas horas! Lo más práctico es tener platos preparados que se puedan calentar en el microondas, y zumos de fruta, yogur, galletas…
La inmensa mayoría de las veces en que se hace necesario un traslado al hospital no es porque se haya presentado una emergencia en el sentido estricto de la palabra. Los problemas casi siempre se ven venir con anticipación porque se desarrollan lentamente, y una comadrona está entrenada para detectarlos a tiempo. Los traslados normalmente responden a otras razones, como por ejemplo un trabajo de parto prolongado que ha dejado a la madre agotada, o una dilatación que no progresa, o porque haya pasado mucho tiempo desde la rotura de la bolsa —o simplemente por deseo de la madre. En estos casos el padre suele llevar a la madre al hospital en coche, junto con la comadrona. No suele ser necesario llamar a una ambulancia. Pero hay que saber que en raras ocasiones pueden presentarse complicaciones que habrían podido recibir una mejor respuesta en un hospital, y esta es una verdad que hay que tomar en cuenta a la hora de tomar una decisión.
No se aconseja el parto en casa sin asistencia. Si se presentara algún problema, una comadrona o un médico están entrenados para actuar en consecuencia. No hay que correr riesgos.
Por más que planifiques tu parto, nunca ocurrirá tal como lo imaginas. Por eso no es bueno aferrarse a una idea preconcebida. Puede que hayas querido un parto en casa y al final haya tenido que ser cesárea… no importa. La meta es tener un parto seguro, no un parto en casa a toda costa. En ningún momento has "fracasado" si las cosas no han ocurrido como esperabas.
Normalmente la comadrona te hará varias visitas post-parto para asegurarse de que tanto tú como el bebé estén bien. ¡Estas visitas son un verdadero lujo! Responderá a todas tus preguntas acerca de los cuidados del bebé y te ayudará con la lactancia y cualquier problema que tengas.
Una ventaja del parto en casa es que puedes elegir las personas que te van a acompañar. Conviene que lo hables con anticipación con las personas que has escogido —si se trata de alguien que no aprueba tu decisión de parir en casa es posible que te transmita sus dudas y miedos y eso puede influir negativamente en el trabajo de parto. Por otra parte, no todo el mundo se sentirá cómodo asistiendo a un parto en casa. Lo importante es que te rodees de personas que te apoyen y que sepan respetar tus deseos. Recuerda que a medida que la dilatación progrese necesitarás estar tranquila y probablemente querrás estar en silencio —asegúrate de que tus acompañantes comprendan y respeten esta necesidad.
En muchos países europeos, el parto en casa está cubierto por la seguridad social. No es el caso en España, en donde tienes que pagarlo de tu bolsillo. Dependiendo de la localidad, suele costar alrededor de unos mil o mil quinientos euros.


16/06/2010 BY VIVIAN / 
Esta es la cuarta parte de la serie sobre parto en casa. Aquí puedes leer las partes anteriores:

Ahora vamos a hablar acerca de la reacción del entorno cuando comunicas tu decisión de parir en casa. He decidido dedicarle un post entero al tema porque en mi opinión se trata de un asunto de peso. En países donde el parto medicalizado es la norma, decidir parir en casa requiere mucho valor. No sólo por la inmensa responsabilidad que asumes, sino por la falta de apoyo del entorno, que en muchos casos puede ser muy crítico. No es raro escuchar comentarios como "estás poniendo en peligro a tu bebé", "lo que vas a hacer es una irresponsabilidad", "si ocurre una desgracia te arrepentirás el resto de tu vida". Uf —no es muy alentador escuchar cosas así precisamente cuando lo que necesitas es comprensión y apoyo. A fin de cuentas tú  ya tienes bastante con tus propias dudas y miedos.

Lo que se esconde detrás de esas críticas es la falta de información. Con las hormonas revueltas del embarazo es fácil tomárselo como algo personal, pero piensa que los que te quieren tienen las mejores intenciones. Realmente les preocupa tu bienestar y el de bebé y creen genuinamente que el hospital es el lugar más seguro para parir.

Una estrategia es educar a tu familia. Comparte artículos y libros, enséñales vídeos. Muéstrales los estudios y las estadísticas. Seguramente a ti no te escucharán cuando digas que hay estudios que demuestran que el parto en casa es seguro, pero si les enseñas el reporte del British Journal (descárgate el PDF aquí, vía El Parto es Nuestro, a quienes puedes pedir una traducción al español escribiendo a ¡nfo@elpartoesnuestro.com), seguramente la cosa cambia. Al final del post pondré una lista de recursos que puedes usar para educar a los tuyos.

Si crees que tu familia y amigos serán muy difíciles de convencer o muy críticos con tu decisión, tal vez sea buena idea esperar hasta el último momento antes de decirlo. Así no te pasarás medio embarazo escuchando comentarios negativos. También hay quien decide no decir nada y simplemente anunciar la llegada del bebé cuando ocurra. Elijas la opción que elijas, lo importante es que te sientas cómoda y tranquila. Recuerda que tú eres quien va a parir y que la decisión es sólo tuya y de tu pareja.

En los próximos días contaré mi propia historia y con eso termino la serie sobre el parto en casa. Si tienes alguna pregunta, o quieres compartir tu historia, no dudes en dejar un comentario

Recursos:
Libros:

Te recomiendo La revolución del nacimiento de Isabel Fernández del Castillo. No he encontrado ningún otro que explique mejor lo que necesita una mujer para parir, las prácticas médicas más comunes y sus riesgos, y la importancia de respetar el ritmo de cada mujer.

Páginas web:

Holistika.net

Asociación El Parto es Nuestro

Asociación Nacer en Casa

Comadronas.org: – Parir en Casa, una opción válida

Vídeos

En la página de El Parto es Nuestro puedes descargarte una serie de vídeos interesantes. Te recomiendo el de Documentos TV, muy completo. Ese fue el que yo utilicé y me fue muy bien
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...