lunes, 4 de febrero de 2013

¿Cómo puedo destetar a mi bebé?

Imagen cortesía de David Castillo Dominici/ FreeDigitalPhotos.net

El destete es una experiencia única, que varía de madre a madre y de bebé a bebé. Por esto no hay recetas universales para transitarla.

¿Cuándo?
La edad de destete es una preocupación de toda madre. Y todo el mundo tiene una opinión. Las recomendaciones actuales son "lactancia exclusiva durante seis meses y luego continuar agregando alimentos apropiados, hasta los dos años o más" (OMS). Como la lactancia es una relación de a dos dentro de una familia, la decisión de hasta cuándo amamantar será personal y única.

¿Por qué?
El destete puede ser iniciado por el niño, porque ya ha alcanzado una etapa de desarrollo que lo lleva a dejar el pecho. También puede ser iniciado por la madre porque considera que ya la relación de lactancia tiene que llegar a su fin. En todos los casos, el destete deberá tener en cuenta la etapa de desarrollo en que se encuentra el niño y sus necesidades.

¿Cómo?
No es necesario antagonizar al bebé o provocarle rechazo para lograr el destete. Se puede llegar al destete sin pasar por situaciones agresivas como pintar los pechos de colores extraños o sabores desagradables.El destete gradual y respetuoso es siempre la mejor opción

Si el bebé tiene un año o menos: es preferible no destetar. Sin embargo, si por algún motivo la familia decide que es necesario, es preferible encarar un destete paulatino, eliminando una toma, esperando unos días para eliminar la siguiente y así hasta dejar de amamantar. Muchas mamás encuentran que en este caso, es preferible dejar la toma de la noche para el final. Hay que tener en cuenta que si el bebé se duerme con el pecho es posible que le cueste adaptarse a otra rutina, por lo que es necesario tener paciencia. No es necesario usar medicación para "secar la leche". Vendar los pechos es innecesario y contraproducente, ya que puede producir obstrucciones y hasta mastitis y no acelera el proceso de involución de los pechos.

Si el bebé tiene más de un año: el destete puede parecer más difícil porque el bebé ya puede reclamar el pecho y podemos pensar que de ninguna manera va a aceptar sustitutos. De nuevo, un proceso lento y que respete las necesidades del bebé es el camino a seguir. Muchas mamás encuentran que hay estrategias que ayudan:

- Encontrar cosas nuevas que compartir en lugar de una toma. Una salida, alguna comida rica, un cuento, una canción, una actividad compartida pueden reemplazar una toma.
- Reclutar ayudantes. Tu compañero/a, abuelos, tíos, amigos pueden ayudar con las actividades alternativas. Esto es especialmente útil con la toma de la noche. Si alguien reemplaza a la mamá en la rutina para ir a dormir será más fácil que el bebé acepte ir a la cama sin tomar la teta.
- Negociar. Esto es útil para los chicos más grandes, que ya entienden si les explicamos el proceso de destete. Estemos dispuestos a escucharlos también.
- Evitar lugares y situaciones que el niño asocia con la teta. Si hay un sillón donde nos sentamos siempre para amamantar, sentarnos en otro lado. Sentarnos a jugar en el suelo o cambiar de habitación. Cambiar el orden de las acciones que el bebé asocia con sentarnos a dar el pecho.

Tu cuerpo durante el destete
Así como lleva un tiempo que los pechos evolucionen para producir leche, lleva un tiempo que involucionen y dejen de producir. Es posible que ante la reducción de tomas aumente la sensación de incomodad , de "pechos llenos" y hasta es posible sentir los pechos como cuando empezamos a amamantar. Para aliviar esto es necesario extraer sufiente leche como para sentirse cómoda, nada más. Cada vez será necesario extraer menos leche y eventualmente, desaparecerá la necesidad.

Es posible que si se estimulan los pechos siga saliendo algo de leche (parecida al calostro en realidad) hasta meses después del destete. Esto es normal. No es necesario estimular los pechos.

No es el final de la lactancia, es el inicio del resto de tu vida con tu hijo
Muchas mamás viven el destete como una pérdida. Es un cambio importante, ya que señala el inicio de una manera muy diferente de relacionarte con tu hijo, ya sin la mediación de tu cuerpo como sostén, como lo fue durante el embarazo y la lactancia. Si bien la corporalidad persiste en las demostraciones de afecto y en el contacto físico, sin duda dejar de alimentar a tu hijo con tu cuerpo es un hito significativo.

La vida está hecha de cambios. Ver crecer a los hijos es un proceso continuo de cambios. El destete es el inicio de muchas otras cosas. Es cerrar una etapa para abrir otras cientas. Vivido con respeto y amor es simplemente un cambio más que nos enriquece como madres.

Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.
Preparado por: V. Garea IBCLC
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...