jueves, 21 de febrero de 2013

La depresión posparto


Es un tema del que se habla poco, pero hasta el 20% de las mujeres pueden experimentarlo. A qué síntomas hay que estar atenta.

Es una de las situaciones vinculadas con la maternidad que más se silencian. Se llama depresión posparto o depresión puerperal y, según las estadísticas, la sufren entre una y dos de cada diez mamás recientes. En general, lo hacen sin manifestarlo y hasta con vergüenza por sentir lo que sienten.

"¿Qué más podés pedir? Tenés un hijo. ¿Cómo vas a sentirte así?". Dice el doctor Mario Sebastiani, obstetra del Hospital Italiano de Buenos Aires y ex presidente de la Asociación Argentina de Ginecología y Obstetricia Psicosomática: "Ese tipo de frases son muy negativas. La incomprensión es la principal dificultad que obstruye que las mujeres puedan pedir ayuda. ¿Cuándo? Si una mamá reciente siente que la mayor parte del tiempo no puede disfrutar de este momento especial, en esos casos, es recomendable una consulta preventiva."

Además de la brusca alteración hormonal que sucede al cabo del nacimiento, señala Sebastiani, y que tiene un evidente impacto en el estado emocional de la mujer, el puerperio, la etapa que comienza luego no suele ser un lecho de rosas, y esto aun en los casos más felices. "La nueva vida después del parto se convierte en visitas, consejos, inseguridades, poco descanso –dice el obstetra-. Además, este tiempo está invadido de soledad y poca comprensión por parte de los familiares, amigos y personas cercanas. Las mujeres en esta etapa están todo el tiempo en sus casas, pendientes de la demanda del bebé, sin poder salir y a veces esto no es tan sencillo. Estamos en el siglo XXI, pero algunas cuestiones no han cambiado mucho".

Puede ocurrir que los primeros días las mamás recientes, en especial las primerizas, experimenten momentos de confusión, ansiedad, estén cansadas o más irritables. Pero normalmente esos sentimientos desaparecen por sí solos.
Otras mujeres pueden sentir, en cambio, que esos sentimientos y emociones desagradables no se van. Ahí es cuando deben estar atentas.

Una conocida actriz, Brooke Shields, enfrentó esta situación y su caso, siendo ella famosa, recorrió buena parte del mundo. "Nos enseñan que ser madres es la cosa más gloriosa que nos puede pasar. Pero después del nacimiento de mi primera hija tuve depresión postparto. Como no sabía de qué se trataba fue algo devastador. Había realizado varios intentos de fertilización asistida para tener un bebé y cuando lo logré me pasó esto, que fue realmente muy grave".
Luego de esta experiencia, Shields volvió a ser madre sin deprimirse, pero inició una suerte de cruzada personal para advertir sobre el problema y generar conciencia al respecto. "Los médicos deben estar atentos, saber que el tema existe, no restar importancia a algunos síntomas", ha declarado la actriz, autora del libro "Cayó la lluvia", donde contó su experiencia y cómo salió del problema.

Existe una escala, la Escala de Edimburgo para la Depresión Posparto, a través de la cual los profesionales de la salud pueden medir el riesgo de cada paciente.

Según un estudio local realizado en el Cemic, un 18% de las madres recientes experimentan síntomas de depresión inmediatamente después del parto y una cifra levemente inferior –el 17%- lo hace al cabo de los seis meses de haber dado a luz.
El psiquiatra Pablo Rozic, coordinador de la investigación, dijo que se había probado un mayor riesgo entre aquellas mujeres con antecedentes previos de depresión. También se encontró mayor frecuencia de sentimientos de tristeza y abatimiento entre las más jóvenes (menores de 25) y las mayores de 35. Otro aspecto que interesó a los investigadores es verificar que el problema puede presentarse también varios meses después de nacido el bebé, hasta inclusive un año después.
Si bien la edad, las hormonas y los antecedentes personales juegan su parte, no son aspectos menores las expectativas acerca de la maternidad (que a veces son demasiado grandes) y el entorno ambiental (incluidos los problemas económicos, laborales o las dificultades para criar al bebé). Todo forma un complejo cuadro que, en ciertas mujeres, puede generar como respuesta un cuadro depresivo.
Por eso, prestar atención a los síntomas (ver aparte) y no demorar la consulta preventiva pueden jugar a favor para abordar y tratar el problema, que en la mayor parte de los casos se resuelve con una terapia adecuada y el uso de medicación específica.

Ellos también
Lo que parecía ser una situación únicamente femenina, también puede aparecer entre los varones, papás recientes: un estudio publicado en la revista de la Asociación Médica Americana (JAMA, por su sigla en inglés), dice que cerca del 10% de los hombres experimentan depresión postparto. Luego de analizar datos de 43 estudios en el que participaron casi 30.000 personas, los investigadores probaron que los hombres atraviesan un período crítico que varía entre los tres y seis meses después de la llegada del hijo en que pueden sentirse más deprimidos y desanimados.
"Los hombres pueden sentirse solos porque perciben que sobre sus espaldas recae la responsabilidad de la economía familiar –escribe James F. Paulson y Shamail D. Bazemore, de la Escuela de Medicina Eastern Virginia, en Norfolk, EE.UU-. Esto puede causar depresión y angustia, y no siempre puede compartirlos abiertamente con su compañera, porque ella está centrada en la atención del nuevo hijo".

Síntomas a tener en cuenta (y a comentar con el médico)
- Tristeza, irritabilidad, llanto sin motivo.
- Tener miedo de quedarse a solas con el bebé.
- Sentir poco apetito.
- Preocuparse demasiado por el bebé o, todo lo contrario, no sentir preocupación.
- Tener muchas dificultades para organizar el trabajo cotidiano de la casa.
- Sentir pérdida de energía (más allá del cansancio por la falta de sueño).
- Sentirse culpable o pensar que no es una buena madre.

Prestar más atención si…
- El embarazo fue difícil o no lo vivió bien.
- El parto fue traumático.
- Ha estado deprimida antes.
- Tiene una mala relación de pareja.
- Está sola y eso le pesa.
- Tiene poco apoyo familiar.
- Atraviesa una situación económica o financiera difícil.
- El embarazo la hizo engordar y le incomoda no haber vuelto a su anterior figura.
- Teme que el haber tenido un hijo dificulte mucho su reinserción laboral futura

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...