miércoles, 27 de febrero de 2013

Dormir




Hablaba con una mamá que me decía: «Lo dejo en la cuna y llora, lo cojo y calla, lo dejo y llora, lo cojo y calla ¡tan pequeño y ya me toma el pelo!». Yo le contesté: «Y si quiere estar contigo... ¿Cómo crees que te lo puede pedir si sólo tiene cinco meses?».

A veces, la única manera con la que se nos puede hacer actuar en contra de nuestros instintos paternales es inculcándonos que las intenciones y conductas normales de los niños van dirigidas a tomarnos el pelo. Es muy fácil tergiversar lo que quieren los bebés: total, como ellos no hablan, ya les pongo yo la voz.

Ningún niño se despierta porque quiere ni para fastidiar.

Todos venimos preparados para despertarnos unas nueve veces 
por noche, la única diferencia entre ellos y nosotros es, como ya dijimos en el primer capítulo, que nosotros ya dominamos esa técnica y ellos no. Aprenderla es un proceso evolutivo.

Déle tiempo a su hijo.
Rosa Jové
Foto Eliana Michalko

Fuente:https://www.facebook.com/pages/LA-CRIANZA-CON-APEGO-ES-MI-FORMA-DE-CAMBIAR-EL-MUNDO/118382568237430
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...