lunes, 26 de agosto de 2013

Si amamanto, ¿puedo...?



Es habitual que durante el período de lactancia aparezcan dudas acerca de si ciertas prácticas pueden tener algún efecto sobre la lactancia y el bebé.

Tratamientos médicos, procedimientos cosméticos, consumo de alcohol, tabaco, tatuajes, piercings, deporte, son algunas de las decisiones que hacen dudar acerca de si son o no compatibles con la lactancia. La buena noticia es que la respuesta en principio es sí. Vale la pena ver caso por caso y por sobre todo, identificar aquellas prácticas que pueden interferir con la lactancia.

Tratamientos médicos
La inmensa mayoría de los tratamientos médicos para dolencias frecuentes son compatibles con la lactancia. Sin embargo, los prospectos en los medicamentos afirman casi sin excepción que ninguno debe usarse durante el período de lactancia. Esta afirmación general busca proteger la responsabilidad civil de los laboratorios y no ofrecer información genuina a una madre que tiene que tomar una decisión. Afortunadamente hay fuentes confiables que permiten verificar si una droga es compatible con la lactancia materna, entre ellos:

-    El sitio web del Hospital de Denia, Marina Alta, España, www.e-lactancia.org ofrece información detallada y documentada sobre medicamentos y lactancia. Puede buscarse por producto o por grupo de productos y elegir la opción más compatible.
-    LactMed (en ingles) del Nacional Institute of Health de EEUU, otra base de datos de medicamentos y lactancia.

Antibióticos, analgésicos, vitaminas, anti inflamatorios, contrastes para diagnóstico por imágenes, cirugía, anestesias son generalmente compatibles. Es posible encontrar opciones de ansiolíticos y antidepresivos compatibles. No se recomienda practicar colecho con un bebé si el adulto está bajo los efectos de drogas psicotrópicas.

Es importante no automedicarse y sólo usar medicamentos bajo supervisión médica. Son pocos los medicamentos que requieren suspender la lactancia. Vale la pena informarse.

Cafeína
La cafeína pasa a la leche. Un consumo moderado de hasta 300mg de cafeína por día es compatible con la lactancia. Un exceso de cafeína puede provocar irritabilidad en el bebé. La sensibilidad ante la cafeína varía en cada bebé, la mamá debe prestar atención a su hijo y reducir o evitar el consumo de cafeína si notara algún cambio en el comportamiento, La cantidad de cafeína cada 100ml presente en distintas bebidas está resumida en la tabla siguiente

Bebida
 mgCafeína/100ml
 Café de filtro
 67
 Café espresso
 72
 Té
22 
 Mate cocido
20 
 Mate cebado
50 
 Bebidas cola
28-37 
 Bebidas energizantes
 26-34


Procedimientos Cosméticos
Los productos de uso tópico con fines cosméticos no se absorben al torrente sanguíneo y por lo tanto no pasan a la leche. Algunos procedimientos cosméticos de cabello que usan formol pueden dejar residuo en la ropa y el cabello, y es este residuo el que es de cuidado ya que el bebé puede entrar en contacto con el mismo. No es entonces el efecto en la leche el que preocupa.

Tinturas, permanentes, alisados (ver arriba), depilación láser, autobronceado, electroforesis, cremas, estimulación eléctrica, ninguno de estos procedimientos tendrá efecto sobre la leche. Se debe evitar la aplicación de productos en el pecho y pezón y se debe tener cuidado de que los productos que queden en la piel no entren en contacto con el bebé.

Alcohol
El alcohol pasa a la leche. La cantidad de alcohol en la leche es comparable a la cantidad presente en la sangre de la madre. Siempre es una buena idea beber en moderación, doblemente cuando se está amamantando. Pero aun cuando no se amamanta, es difícil responder a las necesidades de un bebé si el adulto se encuentra bajos los efectos de un consumo de alcohol más allá de un nivel “moderado”.

El consumo crónico de alcohol lleva a retraso psicomotor y provoca sedación en el lactante.
El alcohol puede interferir con el reflejo de bajada o eyección de la leche. 

No hay evidencia de que una copa ocasional tenga efectos adversos sobre el bebé. Se recomienda esperar tres horas antes de amamantar. No se recomienda practicar colecho con un bebé si el adulto ha consumido alcohol.

Tabaco
La nicotina pasa a la leche en pequeñas cantidades, pero no hay documentación acerca de los efectos que tiene en el bebé. Puede retrasar el efecto de eyección o bajada de la leche.

Los efectos pincipales sobre el bebé se deben mayormente al humo presente en la casa donde se fuma, aun si se fuma fuera de la casavivienda. Los residuos de humo en la ropa y cabellos de los padres entran en contacto con el bebé. Es preferible que un bebé que vive en un ambiente de fumadores sea amamantado ya que esto lo protegerá del aumento de incidencia de infecciones respiratorias provocado por la presencia de humo en la casa.

Por otro lado, el consumo de tabaco interfiere con los ritmos de sueño del fumador, por lo que se recomienda que los padres fumadores no practiquen colecho con su bebé.

Tatuajes y piercings
La tinta de tatuajes no tiene efecto sobre la leche. El principal riesgo de los tatuajes es el contagio de infecciones de transmisión vía sangre, por lo que se deberá tener cuidado de hacerlo en locales debidamente habilitados y que sigan los lineamientos de bioseguridad exigidos. Se recomienda evitar los tatuajes en el pecho durante el período de lactancia.

Lo mismo puede decirse de los piercings. Si la madre tiene un piercing ya hecho en el pezón puede amamantar retirando el aro. En algunos casos podría haber algo de tejido de cicatrización que intefiera con la eyección de leche, pero no es habitual. Más habitual es el agrandamiento de los orificios de salida de leche por la presencia del piercing.

Deporte
El ejercicio moderado no sólo es compatible con la lactancia si no que es recomendable en madres que amamantan como en todo adulto.

Algunos bebés rechazan el pecho después de una sesión de ejercicio intenso.

Donar Sangre
Los lineamientos acerca de si una madre que amamanta puede donar sangre o no son muy variados. Hasta la Cruz Roja tiene criterios distintos en países diferentes: acepta madres que amamantan y están más allá de la sexta semana posparto en EEUU mientras que no acepta madres que amamantan en Canadá.
Dada la disparidad de criterios, es imposible hacer una recomendación generalizada. En principio, cada madre debe tomar en cuenta su historia clínica (sobre todo si está anémica o no) y discutirlo con su médico. La lactancia no es una contraindicación para donar per se, pero muchos servicios de hematología no aceptarán madres que amamantan. Si la mamá se informa y decide donar sangre, deberá tomar recaudos para mantenerse hidratada.

Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.
Preparado por: V. Garea IBCLC
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...