miércoles, 28 de agosto de 2013

Ser del OPUS reduce drásticamente el riesgo de tener una cesárea

Por Nuria M.

 
"Posparto" Ilustración: Gabriella Bianco
¡No sé si os habéis dado cuenta de lo curiosas que son las estadísticas!

Según el INE, en el año 2003 hubo una tasa nacional del 23,98% de cesáreas. Tasa, que estoy segura ha subido desde entonces. Eso viene a decir que 1 de cada 4 mujeres españolas no ha podido parir a sus hijos.

Yo vivo en una localidad con un gran número de familias del Opus Dei. Se trata de familias numerosas, pero numerosas de verdad. Una tarde, charlando en el parque con una vecina, que a la postre, acababa de parir a su séptimo hijo, me sorprendí a mí misma haciendo un cálculo, así como quien dice, a vuela pluma.

Allí sentadas, 6 mujeres: 3 seguidoras de Monseñor Escrivá y 3, más bien tibias en materia religiosa. Curiosamente, las tibias sumábamos 4 cesáreas de 5 hijos, mientras que las religiosas sumaban 10 hijos y ninguna cesárea.


Esto me llevó a la conclusión, de que la fe religiosa es determinante a la hora de parir vaginalmente (parece una clara conclusión).

Pues bien (una que es curiosa por naturaleza), decidí ahondar más en mi pequeña campaña estadística. Cual fue mi sorpresa al comprobar que todas habían optado por la sanidad privada. Clínicas con índices de cesáreas sorprendentes. Pero ginecólogos que, o bien pertenecen a la Obra, o bien están en su área de influencia. Profesionales que, conocedores de su deseo de dejar la planificación familiar en manos de Dios, se cuidan muy mucho de hacer inducciones, hospitalizar antes de tiempo o sugerir una cesárea programada. Cuando por alguna razón de peso, recurren a ella, raramente se repite.

Entonces recordé un comentario de la matrona, en las clases de parto. Se sorprendió por mi deseo de parir a mi 2ª hija y apostilló “hija, todavía si fueras de Opus, lo entendería”.  Y la que entendió fui yo.

Meses después, cuando me volvía loca buscando un médico que me ayudase en mi PVD2C, recordaba aquella tarde de parque. Lamenté no haber hecho más caso a las monjas, cuando me decían que la Fe mueve montañas. En definitiva, parir en este país es una cuestión de Fe,  ¿o no?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...