martes, 20 de agosto de 2013

Dar la teta

Amamantar es mucho más que dar el mejor alimento: también es contacto, consuelo y comunicación.
Y, fundamentalmente, es un derecho de la mamá y del bebé, recuperado por las mujeres después de muchos siglos, desde que se instituyó el nodrizaje como una forma de trabajo esclavo en el año 2000 A.C., hasta el estallido de las leches artificiales después de la Segunda Guerra Mundial. La recuperación de la cultura del amamantamiento es el fruto de una larga lucha femenina.
 

 El banco de leche humana
En nuestro país, la leche de los Bancos de Leche Humana es para uso exclusivo de los bebés prematuros internados en el mismo hospital donde funciona el banco. Se utiliza cuando no pueden recibir la leche de su propia madre. La leche donada se pasteuriza antes de entregarla a la mamá solicitante para garantizar que esté en óptimas condiciones de seguridad biológica y alimentaria. No sólo se la pasteuriza, sino que se la somete a estrictos controles bacteriológicos, de acidez y de tenor graso, para excluir el riesgo de infección por HIV, hepatitis y citomegalovirus. No se recomienda la donación de madre a madre por el riesgo

 La teta no tiene horarios. La clave es seguir las señales del bebé (cuando él quiera, con la frecuencia que demuestre necesitarlo) y el deseo de la madre, que si siente muy lleno el pecho puede ofrecérselo a su hijo.
El bebé no sólo pide la teta porque tiene hambre o sed. Puede tener sueño, miedo, dolor, angustia, deseo de succión o simplemente ganas de estar en contacto directo con su mamá.


Durante los primeros días puede ser útil amamantar para ayudar a descongestionar los pechos, tan frecuentemente como se necesite. Hasta que la lactancia esté bien establecida es importante asegurarse que el bebé haga como mínimo ocho tomas diarias, y que no pasen más de tres horas entre el inicio de una toma, y la siguiente.

Madres con HIV
Existe controversia sobre el riesgo de que el bebé adquiera el virus HIV a través de la leche materna. La Organización Mundial de la Salud está llevando a cabo estudios sobre el tema. La recomendación del Ministerio de Salud de nuestro país es que las madres portadoras de HIV no amamanten.

La clave para tener una buena producción es amamantar siguiendo las señales del bebé, y sin interferencias de pezoneras, chupetes y mamaderas.
Cuantas más veces por día tome la teta, mayor será la producción y más pis hará el bebé.
Durante las primeras semanas es esperable que el bebé moje unos 5 o 6 pañales descartables por día (o 4 si son de tela).

Además del peso, las mamás se pueden dar cuenta si su bebé se está alimentando suficientemente observando su estado de ánimo. Si el bebé está inquieto o irritable es probable que quiera tomar la teta, sea por hambre o por otros motivos igualmente atendibles. Si el bebé está sano y crece normalmente no hace falta despertarlo para mamar.

El chupete lo induce al sueño, por lo que no es recomendable ofrecerlo hasta que la lactancia esté encarrilada. No antes de las ocho semanas, ya que puede interferir con este proceso tan vital.
Solamente si el bebé ha sido prematuro y/o de bajo peso al nacer, o está subiendo de peso muy lentamente, puede hacer falta intentar despertarlo.

Es importante dejar que mame todo lo que quiera de un pecho hasta que lo vacíe. Está comprobado que los bebés que vacían el pecho cuando maman consumen más gramos de grasa y, en consecuencia, aumentan de peso de forma sostenida.

Al dejar que el bebé decida cuánto tiempo quiere mamar del primer pecho, nos aseguramos que reciba el balance adecuado de líquido y calorías. Al terminar, podemos ayudarlo a eructar, aunque muchos bebés no lo necesitan.

Entonces, le ofrecemos el segundo pecho. Si lo rechaza, no pasa nada. La próxima vez, le ofreceremos el último para que lo vacíe bien y así evitamos la congestión. Es esencial verificar que el bebé se prenda al pecho correctamente.

Dar de mamar no debería doler. El dolor es señal de un mal acople, pero se puede corregir. Un acople adecuado se da cuando el bebé mama con la boca muy abierta y el pezón llega a la parte blanda de su paladar. Los labios evertidos (doblados hacia afuera) son otra señal de que el bebé está bien prendido y podrá hacer el vacío necesario para succionar eficientemente.

Cuando el acople no es eficiente no estimula la producción de la mamá y el bebé se queda con hambre.Además, puede lastimar el pezón. Para asegurar un buen acople durante los primeros meses sirve la postura “panza con panza”:la panza de la mamá y el bebé en contacto, como si el bebé fuera un cinturón. De esta forma se evita que el bebé se contorsione y tironee de la teta.
Casi la totalidad de las mamás podemos amamantar, son ínfimos los motivos de índole médico que lo impiden.
Aunque existen mujeres que optan por no amamantar, la mayoría de ellas no lo decidió de manera previa y consciente, sino que fue una consecuencia de no haber recibido apoyo e información suficiente cuando lo necesitaron.

Durante los primeros tiempos podemos sentirnos solas, angustiadas y desorientadas. Es entonces cuando más necesitamos compartir nuestro mundo interno, cargado de emociones intensas, con otras mujeres que atraviesan o han atravesado la misma experiencia, de forma de poder elaborar en conjunto el impacto que implica la crianza de un bebé.
No existe sustituto para la leche materna. Las leches artificiales están preparadas a partir de leche de vaca y contienen sólo una parte de los nutrientes y ninguna de las hormonas y los anticuerpos que están en la leche humana.

Existen numerosos riesgos asociados con la leche artificial (sustituto): mayor riesgo de asma, alergias, infecciones de las vías respiratorias y gastrointestinales, digestivas, oclusión dental alterada, infección por contaminación de la leche artificial, carencias de nutrientes, enfermedades crónicas a lo largo de la vida, como diabetes Tipo I, celiaquía, algunos tipos de cáncer, enfermedades intestinales inflamatorias, obesidad, otitis media e infecciones del oído.
Para resolver las dudas que surgen al dar el pecho existen Grupos de Apoyo de la Liga de La Leche, donde las mamás comparten información y experiencias en las distintas etapas de la lactancia:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...