lunes, 26 de agosto de 2013

¿Qué es "lo normal" en un recién nacido?


"Los recién nacidos vienen sin manual de instrucciones." Es cierto, y a veces desearíamos que no fuera así, que alguien nos dijera qué va a pasar y qué tenemos que hacer cuando eso pase. Llegamos a la crianza con un montón de expectativas, que en la mayoría de los casos no tienen nada que ver con la realidad del bebé.


Antes de que nazca nuestro bebé nos emocionamos con esas fotos de mamás y papás tranquilos, meciendo a sus bebés apacibles, sonrientes, con aspecto descansado. Soñamos con esos momentos en que lo vamos a amamantar de manera total mente natural, sin dificultades (porque la lactancia es lo natural, después de todo), cada tres horas, como dicen los libros, y después lo vamos a dejar en la cuna, donde se va a dormir solo y tranquilo.

La realidad nos enfrenta con un bebé que no quiere estar en la cuna, que no toma cada tres horas, que no sabe cuándo es de día y cuándo de noche, que llora y no sabemos por qué, que sólo quiere upa, que "nos toma el tiempo", "nos manipula", "hace con nosotros lo que quiere"... Pero, ¿es así realmente?

No. La realidad es que, como en la inmensa mayoría de los "problemas de los bebés", el verdadero problema es la diferencia abismal entre nuestras expectativas y lo que es biológicamente esperable de un bebé.

¿Qué es normal en un recién nacido?

- Que tome a cada rato y que pase mucho tiempo al pecho.
- Que no tenga intervalos fijos entre tomas.
- Que parezca no estar satisfecho al poco tiempo de haber tomado el pecho.
- Que tenga períodos del día en los que parece estar pegado al pecho y otros en los que parece que no podemos despertarlo para darle el pecho.
- Que no sepa la diferencia entre el día y la noche.
- Que prefiera los brazos a la cuna.

¿Qué podemos hacer entonces?

- Ofrecer al bebé contacto irrestricto con la mamá, en lo posible piel a piel.
- Ayudar a la mamá para que pueda estar con el bebé, es decir, resolverle todo lo que no sea amamantar al bebé.
- Confiar en que el bebé pide cuando necesita.
- Saber que el bebé toma leche seguido porque para eso está preparado su estómago.
- Descansar cuando el bebé descansa, aun cuando lo tenemos en brazos en posición semi-reclinada.

Llegará el día en que el bebé se parezca más a esa idea que teníamos antes de que naciera. Mientras tanto, sepamos que lo que el bebé hace está dentro de lo normal.

Este documento tiene fines informativos y no reemplaza la atención médica.
Preparado por: V. Garea IBCLC

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
©GALM Bariloche. Permitida la reproducción sin modificaciones y citando la fuente.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...