jueves, 1 de agosto de 2013

Son madres, trabajan y vencen retos para alimentar a sus bebés


El Diario   En la celebración del mismo evento el año pasado,
 decenas de mamás lactantes se reunieron en el Distrito Federal
Luz del Carmen Sosa
El Diario | 2013-07-31 | 20:32
Para Yanira, una madre primeriza que tiene pocos días de haberse incorporado a su centro de trabajo después del nacimiento de su hija, amamantar a la pequeña se ha convertido en una odisea ante la falta de espacios para sustraerse la leche que guardará en biberón y dará de comer cuando llegue a su casa.

“Es difícil porque aquí (su centro laboral) no hay enfermería. Aunque ya me permitieron un espacio común que puedo usar, el problema es cuando lo utilizan otros compañeros; también porque mi jornada de trabajo es pesada”, dice.

Esta madre de familia aunque legalmente dispone de dos periodos de media hora cada uno para sustraerse la leche, sólo emplea uno y procura acelerar su trabajo para llegar a casa para amamantar a su hija.

Ella refiere que el sanitario es el único espacio con menos tráfico, pero lo rechaza por razones de higiene.

Como Yanira, miles de madres de familia enfrentan esta situación y muchas de ellas desisten de continuar amamantando a sus hijos después de incorporarse a su trabajo.

Este es uno de los motivos que incide para que en México se reduzca el porcentaje de mujeres que amamantan a sus hijos los primeros seis meses.

Ante este tipo de situaciones, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) designó como tema “Apoyo a las madres que amamantan: cercano, continuo y oportuno”, para conmemorar la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2013 que hoy arranca y concluye el 7 de agosto.

En esta celebración se unieron otros organismos de las Naciones Unidas hermanos de la OPS, a la Alianza Mundial Pro-Lactancia Materna (WABA), a la Red Internacional de Grupos Pro-Alimentación Infantil (IBFAN) y a los países de la Región de las Américas.

El tema de este año pone de relieve la importancia de brindar el apoyo necesario para que las madres puedan amamantar a sus bebés en condiciones óptimas, dice Carissa F. Etienne, directora de la OPS.

Un reporte de esta organización refiere que aunque la lactancia materna ha aumentado en muchos países del Continente Americano, en otros –como México– va a la baja.

Si bien se reconocen los beneficios de la lactancia en las primeras horas de vida, de continuarla hasta los 6 meses de edad, y aun durante 2 años o más, hay una gran diferencia entre las costumbres actuales en América Latina y el Caribe, dice el informe.

En consecuencia, ni los niños pequeños ni sus madres disfrutan plenamente de sus beneficios a corto y a largo plazo, agrega.

En América Latina, sólo 38 por ciento de los lactantes son alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros 6 meses. En algunos países, la lactancia materna exclusiva (es decir no combinada con fórmula) ha sido particularmente resistente al cambio.

Por ejemplo, durante los últimos 20 años en México disminuyó de 20 por ciento al 14.5 por ciento las madres que se resisten a alimentar a sus hijos con leche sustituta.

“Yo creo que vale la pena, tengo la intención de amamantar a mi bebé hasta los seis meses, pero mi deseo es hacerlo hasta su primer año de vida, porque quiero que tenga las suficientes defensas cuando llegue el cambio de temperatura en invierno”, dice Yanira.

Agrega que la falta de cultura entre el ciudadano sobre un proceso tan natural como la vida misma es la lactancia materna llega a inhibir a las mujeres a amamantar a sus hijos en la vía pública.

“Las personas se te quedan mirando mucho y es muy incomodo, aunque para mí la prioridad es dar de comer a mi hija, llega a resultar molesto”, relata.

Aquí no existen esos espacios, para que la mujer pueda sentarse tranquilamente, ya sea en un centro comercial o incluso en el Seguro Social, casi tienes que esconderte para darle de comer a tu hijo si andas en la calle, lamenta.

Para cumplir ese objetivo Yanira se alimenta sanamente, porque está consciente de que si ella está bien producirá suficiente y buena leche para su bebé.

También por prescripción médica incluye en su dieta una serie de nutrientes como vitaminas, minerales y otros productos que le permiten estar sana para cumplir con su nueva tarea de mamá trabajadora.

Alimentación sana

De acuerdo con el sitio Medline Plus, Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, las mujeres lactantes deben consumir una dieta bien balanceada y variada. Tomar sólo suplementos vitamínicos y minerales no es un sustituto para la sana alimentación.

Deben consumir cantidades generosas de frutas y verduras, panes y cereales integrales, productos lácteos ricos en calcio y alimentos ricos en proteína (tales como carnes, pescados y legumbres).

De leche, yogur y queso deben ingerir por lo menos cuatro porciones y

carnes, aves, pescados, legumbres secas, huevos y nueces, por lo menos tres porciones por semana.

Además, se recomienda verificar que se consume suficiente calcio todos los días, entre ellos, leche, yogur, queso, salmón, brócoli y tofu

El sitio explica que las madres lactantes pueden ingerir sin problema cualquier tipo de alimento que les guste.

Algunos alimentos pueden modificar el sabor de la leche materna, pero los bebés casi nunca reaccionan ante esto. Si el bebé está inquieto después de que la mamá consumió cierto alimento o condimento, ella deberá evitar por un tiempo y luego volver a consumirlo para ver si es un problema real, explica el sitio.

Hasta el café pueden consumir en dosis moderada. Sin embargo, de lo que sí deben olvidarse por completo es del alcohol y del tabaco, sustancias que sí pueden dañar al bebé. (Luz del Carmen Sosa/El Diario)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...